Cuarentena: ¿Cuál es el papel de la telemedicina durante la pandemia por la COVID-19?

La pandemia del nuevo coronavirus ha impulsado el uso de herramientas como la telemedicina, que si bien no nacieron por esta crisis sanitaria, han logrado posicionarse como una opción para evitar contagios por la COVID-19.

La pandemia del nuevo coronavirus ha impulsado el uso de herramientas como la telemedicina, que si bien no nacieron por esta crisis sanitaria, han logrado posicionarse como una opción para evitar contagios por la COVID-19. | Fuente: Getty Images | Fotógrafo: AJ_Watt

La pandemia del nuevo coronavirus ha traído diversos cambios en nuestro día a día. Además, también ha impulsado el uso de herramientas como la telemedicina, que si bien no son propias de esta crisis sanitaria, han logrado posicionarse como una opción para evitar contagios por la COVID-19.

Jordi Grau, médico y gerente de asistencias de ASSIST CARD Perú, comenta a RPP Noticias que la telemedicina "resulta una herramienta útil que permite alejarnos de focos infecciosos" por el nuevo coronavirus.

"Al realizar la consulta a distancia y desde casa, limitamos el contacto físico y evitamos el ciclo de contagio, ya que no exponemos al paciente al ingreso de hospitales o al sistema de transporte, sitios de alto riesgo. Asimismo, evitamos la saturación de los sistemas de salud, limitando su uso para casos estrictamente necesarios", menciona.

De acuerdo con Grau, la telemedicina es "una herramienta de consulta y seguimiento, que depende de la información que se pueda recoger" a través de una videoconferencia.

"Es importante mencionar que su función es complementaria. Su objetivo es facilitar la atención primaria en cualquier momento y lugar para agilizar los procesos médicos. Nosotros, través del APP Telemed, atendemos consultas de baja complejidad como tos, diarrea, dolor de oídos, fiebre, gripe, dolor de cabeza, contractura muscular, náuseas y vómitos, lesiones leves, dolor de garganta, dolor de cintura o lumbar, ardor al orinar, resfrío y conjuntivitis, dando atención inmediata a los problemas del consultante", explica.

Agrega que en su caso, todos los especialistas pueden optar por la telemedicina como una herramienta de primera consulta. "El médico determinará si se puede resolver la dolencia con medicamentos recetados o si hay necesidad de asistir presencialmente. Debido a este nuevo contexto, el avance de la telemedicina en Perú se aceleró, logrando extender esta práctica a diversas áreas", comenta.

TELEMEDICINA ANTES DE LA PANDEMIA

El médico Grau explica que, en la experiencia de su empresa, la telemedicina representaba el 13% del total de las asistencias médicas en un mes promedio de 2019. Hacia los últimos meses de ese año, el número subió en 51%, pasando a representar el 25% de todas las asistencias médicas.

"Esta tendencia es producto, por un lado, de la disminución de casos solicitados por los viajeros, dado que se cancelaron los vuelos, cerraron fronteras y consecuentemente se disminuyeron los viajeros en el mundo, pero se mantuvo creciente a causa de su oferta en el país de residencia. Lanzamos Medicall, una unidad de negocios que brinda soluciones de salud primaria a las personas en su país de residencia, como puede ser un médico a domicilio, videoconsulta orientativa con profesionales de la salud o asistencia psicología. Próximamente, incorporará un producto para la tercera edad", explica. 

MEJORAS EN LA TELEMEDICINA

Grau explica que a raíz de la pandemia, la telemedicina ha tenido un despegue importante en varios países. Sin embargo, en cada país funciona de manera diferente, ya que depende de su capacidad tecnológica.

"Europa, Oceanía y América del Norte, se encuentran a la vanguardia en telemedicina debido a su buena infraestructura en telecomunicaciones, el desarrollo en tecnología biomédica e investigaciones de salud. En el caso de Latinoamérica, el panorama del COVID-19 ha ampliado el uso de la telemedicina para atención primaria", comenta.

El médico resalta ejemplos de la región como Brasil y Colombia que expandieron su uso; Argentina, aún en etapa de desarrollo; Chile, que autorizó utilizar prestaciones en especialidades como endocrinología, reumatología, medicina familiar y otras, para que los médicos puedan atender a sus pacientes a distancia.

"En el caso de Perú, el Ministerio de Salud aprobó en abril la implementación y desarrollo de los servicios de telemedicina. Esta es una noticia alentadora porque se está apostando por el avance de la telemedicina en favor de la población. En ese sentido, consideramos que el desarrollo de nuevas tecnologías, la adquisición de nuevos equipamientos y la reducción de la brecha digital en las zonas más alejadas, determinarían el crecimiento de la telemedicina y su llegada a un siguiente nivel", finaliza.