Elmer Huerta cuenta su experiencia como voluntario en los ensayos clínicos de la vacuna de Moderna contra la COVID-19

El doctor Huerta, Consejero Médico de RPP Noticias y experto en salud pública, contó que ya recibió la primera dosis de la vacuna o el placebo- después de ser sorteado por una computadora- de la farmacéutica Moderna en Estados Unidos en la fase 3 de sus ensayos clínicos. El 14 de septiembre recibirá la segunda dosis.

El doctor Huerta, Consejero Médico de RPP Noticias y experto en salud pública, contó que ya recibió la primera dosis de la vacuna o el placebo- después de ser sorteado por una computadora- de la farmacéutica Moderna en Estados Unidos. El 14 de septiembre recibirá la segunda dosis. | Fuente: RPP

El doctor Elmer Huerta, Consejero Médico de RPP Noticias y experto en salud pública, contó su experiencia al ser parte del ensayo clínico de fase 3 de la vacuna contra la COVID-19 de la farmacéutica Moderna. El especialista contó que ya recibió la primera dosis de la vacuna o el placebo después de ser sorteado por una computadora y sin conocer qué se le aplicó. El 14 de septiembre recibirá la segunda dosis.

La historia de su participación y elección como voluntario en los ensayos clínicos fase 3 de la vacuna de Moderna datan de hace 3 semanas y media, cuando el doctor Huerta se animó a inscribirse en una página web para ser parte del proyecto que busca una vacuna segura y efectiva frente a la COVID-19.

"Ayer en la tarde me llamaron y me dijeron que me habían escogido. Me alegré muchísimo. [...] Por más de 30 años tengo programas de este tipo en radio y televisión y aliento a que la gente se une a este tipo de ensayos clínicos porque es la única manera de saber que una cosa funciona o no. Cuando me dijeron que había sido elegido me sentí emocionado, pero también, no voy a mentir, un poco temeroso, pero es un miedo sano", comentó.

La vacuna de Moderna ya pasó las fases 1 y 2 de los ensayos clínicos en humanos, con grupos más reducidos. Esta fase 3, con un grupo mayor de voluntarios que recibirán la vacuna y el placebo, permitirá conocer la seguridad de la vacuna en grupos variados de personas en edad, sexo, con enfermedades preexistentes. Las personas elegibles no tienen que haber tenido la COVID-19, por lo que se realiza una prueba molecular a los candidatos.

CONSENTIMIENTO INFORMADO

Uno de los pasos más importantes para el voluntario de los ensayos clínicos es conocer y entender el documento que firmará dando su consentimiento para formar parte de este estudio. En el caso del doctor Huerta este documento consistía en 21 páginas que revisó junto al especialista médico una hora y media antes de que se le aplique la inyección. Durante ese tiempo, se revisó el documento y tras ser consultado si entendió todos los términos, firmó.

"La doctora fue página por página conmigo. Ella me dijo que sabía que era médico, pero que era su obligación recordar a lo que voy a ingresar. Vimos qué cosa era la vacuna, en qué consiste, cómo se descubrió, qué es lo que se ha hecho hasta ahora, cuáles son los efectos secundarios, qué es lo que debo esperar. Eso uno por uno en las páginas. Luego firmé y una vez que firmas te dicen: 'usted puede desanimarse todavía, si en algún momento cambia de idea nos lo dice, no hay problema'", menciona.

CHEQUEO MÉDICO

Luego de firmar el consentimiento informado y entender los efectos secundarios de la vacuna que podría recibir durante el ensayo clínico, el voluntario pasa a un interrogatorio médico.

"La doctora me preguntó cómo me sentía de salud, qué medicamentos tomaba, para asegurarse de que no habrá problemas. Luego te examinan todo el cuerpo. Me sacaron 8 tubos de sangre que es el examen de sangre básico que se necesita. Allí van a medir mis linfocitos T, mis inmunoglobulinas, todo lo basal", comentó Huerta.

MÉTODO DOBLE CIEGO

"Luego viene una parte sumamente interesante: ponen mis datos en la computadora y ella es la que sortea. Regresaron al rato y me dijeron: 'ya se hizo el sorteo, ya le ordenamos a la farmacia para que prepare la ampolla que le toca a usted'. Yo les pregunté si ellos sabían qué me había tocado y me dijeron que no. [...] Como a los 20 minutos llegaron con una bandeja en la que estaba la jeringa y me la pusieron en el brazo izquierdo, no sentí absolutamente nada y no sé si he recibido suero fisiológico o he recibido la vacuna. No tengo manera de saberlo. Hasta este momento- casi dos horas después de la aplicación de la vacuna- no he sentido absolutamente nada, no tengo dolor de cabeza, nada", mencionó Huerta.

SEGUIMIENTO Y SEGUNDA DOSIS

Huerta explicó que el ensayo clínico fase 3 del que participa durará 25 meses y tendrá que regresar a la clínica en 6 ocasiones para verificar como está y recibirá 25 llamadas telefónicas durante los meses. La segunda dosis será aplicada el lunes 14 de septiembre próximo.

En el consentimiento informado que firmó el doctor Huerta antes de recibir la inyección (vacuna o placebo, no se sabe) le indicaban que debía mantener su estilo de vida normal usando su mascarilla, guardando su distancia social y haciendo todo lo posible para no infectarse.

"Aquí radica la importancia de un placebo. [...] Para que un medicamento se sepa que funciona tiene que ser comparado con un placebo. En este caso, 15 mil van a recibir su vacuna y 15 mil el placebo. Medir esa diferencia en porcentaje va a decir si funciona", explicó", contó.

¿Qué pasará cuando ya se apruebe y comercialice la vacuna? "Cuando eso pase, a mí me dirán si recibí la vacuna o agua destilada. [...] La investigación continúa independientemente de que la vacuna se apruebe porque tienen que publicar las investigaciones. Esa es otra característica de la ciencia, todo esto se publica en estudios científicos", comentó.

En el caso de la vacuna rusa, por ejemplo, no hay ninguna publicación de fase 1 y 2, como si es el caso de otros proyectos de vacuna alrededor del mundo.