Lactancia materna: así funciona la alimentación que favorece a la madre y al bebé

La lactancia materna debe ser exclusiva durante los primeros seis meses de vida del recién nacido. Después de esa edad, la alimentación del bebé debe ser complementada con alimentos ricos en nutrientes.

La lactancia materna debe ser exclusiva durante por los primeros seis meses de vida. Después, debe ser complementaria con otros alimentos que brinden nutrientes. | Fuente: Getty Images | Fotógrafo: FatCamera

La lactancia materna es la forma de alimentación más importante para un recién nacido. La leche materna es considerada un "alimento vivo" porque su composición cambia, se transforma y se adapta a las necesidades del bebé, conforme crece y se desarrolla, incluso varía a lo largo del día. La lactancia materna debe ser exclusiva durante por los primeros seis meses de vida. Después, debe ser complementaria con otros alimentos que brinden nutrientes.

Un punto importante a considerar, es el estado nutricional de la madre y las variaciones en su alimentación, ya que esto puede modificar el perfil de ácidos grasos y de algunos nutrientes de la leche materna aunque esto no modifica la calidad de la leche. Esto asegura que la leche que recibe el niño siga teniendo un excelente valor nutricional e inmunológico.

El cuerpo de la madre prioriza las necesidades del bebé: "Si una madre, no se alimenta del todo bien, su leche tendrá buena calidad, pero a expensas de utilizar las reservas de la propia madre. Una madre que da de lactar tiene que cuidar bastante su alimentación y procurar que esta sea variada y saludable", comenta Lorena Romero, nutricionista de la Sociedad Nacional de Pesquería (SNP).

"Es importante incorporar alimentos fuentes de ácidos grasos de buena calidad porque favorecen el desarrollo del sistema nervioso del bebé, estos lo encontramos en los pescados oscuros, la palta, aceitunas y los frutos secos, por ejemplo. Otro nutriente importante es el hierro, su carencia está relacionado con de anemia; alimentos con un excelente aporte de este nutriente son la sangrecita, el bazo pero también vegetales de hoja verde oscura como espinaca y acelga. Además, importante acompañarlo con alimentos fuentes de vitamina C como los cítricos en general para ayudar a la absorción de este mineral", explica.

Lactancia materna | Fuente: Getty Images

El calcio es necesario para el correcto desarrollo de los huesos, Romero responde. "Este mineral lo podemos encontrar en los lácteos y en los vegetales de color verde, principalmente; pero también en las semillas de ajonjolí y en el pescado. Es así que cada alimento brinda un nutriente diferente y necesario tanto para el desarrollo del bebé y también para la reposición de reservas de la madre", afirma.

CAFÉ Y ALCOHOL 

Romero explica que durante el periodo de lactancia, la madre debe evitar café y alcohol por las propiedades estimulantes del sistema nervioso para evitar riesgos que se transita esta molécula a la leche. Ambos productos inhiben la absorción de minerales y nutrientes en general además de ser diuréticos, lo que contribuye a que la madre se deshidrate. "También se deben evitar los productos procesados por los diferentes aditivos con los que son preparados y porque muchas veces presentan un exceso de azúcar y grasas no saludables", comenta.

La lactancia materna brindada de manera exclusiva durante los primeros 6 meses de vida ha demostrado reducir el riesgo de infecciones respiratorias. | Fuente: Getty Images | Fotógrafo: tacstef

PESCADO Y OMEGA 3

Un alimento importante a considerar durante esta etapa de lactancia es el pescado. "Muchas veces es temido porque se cree que su consumo podría ser dañino para el niño. Este mito surge a raíz de que hay algunos pescados que están contaminados con mercurio, un metal neurotóxico. Sin embargo, se ha demostrado que el consumo de este alimento es bastante beneficioso para el desarrollo neurológico del bebé. Sobre todo los pescados azules, ya que estos tienen mayo contenido de omega 3, en especial de DHA", explica Romero.

La agencia sanitaria FDA recomienda el consumo de pescado de dos veces por semana en cantidades de 240 a 360 gramos como por ejemplo el atún, anchoveta, jurel, caballa en preparaciones como a la plancha, sancochado, al horno, al vapor, en ceviche, etc. "Se debe evitar freírlo y utilizar aceites de mala calidad en la preparación ya que disminuyen su valor nutricional. No solo es beneficioso para el bebé sino también para la madre, ya que los nutrientes del pescado la ayudarán a recuperarse del parto, ya que sus ácidos grasos son antiinflamatorios", finaliza.

Lactancia materna | Fuente: Getty Images | Fotógrafo: RomanovaAnn