Regreso a clases: El desayuno y su importancia en la nutrición de un escolar

El desayuno es clave para un niño en edad escolar y debe tener alimentos que le provean vitaminas, minerales y proteínas. El pan no necesariamente es una opción nutritiva.

El desayuno antes de ir a la escuela es lo más importante del día. | Fuente: Getty Images. | Fotógrafo: ChristopherBernard

Muchos escolares peruanos están próximos a iniciar nuevamente un año de estudios. Si bien los padres ahora están preocupados por la compra de útiles escolares y uniformes, también deben prestar atención a la nutrición especial que deben tener los niños para que tener un buen rendimiento escolar. El desayuno es la comida más importante.

La nutricionista de la Clínica Ricardo Palma, Karyn Reyna, señala que algunos padres confunden la expresión “un buen desayuno” con uno abundante y atiborrado, cuando debe ser balanceado y ligero. “Una alimentación balanceada consiste en una combinación adecuada entre los alimentos. Debe poder digerirse entre dos a tres horas para que pueda estar en el colegio”, precisó.

El peor error que puede cometer un padre es dejar al niño sin el desayuno porque de esa forma le quita la fuente de energía que necesita para retener conocimientos a largo plazo. El niño debe dormir una jornada completa del sueño. “Muchas veces los niños van al colegio sin el desayuno porque se levantan tarde y no han dormido lo suficiente. Eso ocasiona que estén cansados hasta la hora de la lonchera”, explicó la nutricionista.

El desayuno debe ser acordado entre padres y niños para que sea del gusto y acorde a la canasta familiar. | Fuente: Getty Images. | Fotógrafo: JulieanneBirch

DESAYUNO IDEAL

Para la nutricionista Karyn Reyna, un desayuno balanceado debe contener fruta picada, que contiene las vitaminas y los minerales necesarios; también cereales como pan, tostada, papas o camotes sancochadas, porque tienen los carbohidratos. Lácteos como el yogurt, la avena, la quinua y las bebidas vegetales pueden ser grandes fuentes de calcio.

Las proteínas lo pueden aportar un huevo duro, revuelto o en tortilla con vegetales. Las bebidas no deben olvidarse. “Un niño entre los 8 y los 12 años debe tomar una bebida al día de 200 mililitros para el desayuno”, detalló la especialista en nutrición.

Es tan importante el desayuno, alertó Reyna, ya que aporta hasta el 30% de la energía total que necesita el menor para desenvolverse sin problemas a lo largo del día.