Pan de maíz morado
Julia Terán es la creadora del pan de maíz morado que es sensación en Cajamarca. | Fuente: Andina

Nuestro país es reconocido a nivel mundial por su gastronomía y, además, por ser productor de una gran diversidad de insumos. Entre estos productos se encuentra el maíz, uno entde los ingredies básicos en la dieta diaria desde hace miles de años. Tan solo en territorio peruano podemos encontrar hasta 35 variedades. Probablemente una de sus especies más conocidas por los peruanos es el maíz morado, muy querido por ser el ingrediente principal de nuestra criollísima mazamorra y nuestra chicha morada.

Hoy, el maíz morado está causando sensación en Bambamarca (Cajamarca) gracias a la creatividad gastronómica de Julia Terán Chuguden, quien decidió incorporar este insumo en la elaboración de sus productos. Panes, queques, alfajores, bizcochos y otros dulces basados en maíz morado son deliciosos, nutritivos y contribuyen a prevenir diversos tipos de cáncer, debido a la alta concentración de antocianina y antioxidantes en el maíz.

Esta variedad de súper maíz llamado “INAI 601” es cultivado por los agricultores de la región Cajamarca. Aunque en un inicio los vecinos dudaban en adquirir el pan al ver el extraño color morado, poco a poco se han acostumbrado a disfrutar de su rico sabor y sus múltiples aportes nutricionales.

Emprendiendo con el maíz morado

No hay dudas de que doña Julia es todo un ejemplo de emprendimiento. Cuando en el 2015 cerró el albergue para niños de Bambamarca al que había dedicado nueve años de trabajo como panadera, decidió abrir su propia panificadora en casa. Durante este periodo fue esencial el apoyo de la profesora Norma Campos, quien la apoyó al ofrecerle las máquinas necesarias para su negocio, y dos de sus compañeros que ahora trabajan con ella.

El maíz morado INIA 601 es reconocido  por sus propiedades anticancerígenas y antioxidantes.
El maíz morado INIA 601 es reconocido por sus propiedades anticancerígenas y antioxidantes. | Fuente: Andina

Doña Julia cuenta con licencia de funcionamiento de la municipalidad y sobretodo, busca la manera de contribuir con su comunidad. No descarta el volver a realizar trabajo social y considera abrir su propio albergue, pero por ahora contribuye con los productores de su localidad al comprar los insumos para su panadería.

La idea de trabajar con el maíz morado nació cuando su hija, egresada de la carrera de agro negocios, llegó a casa con una bolsa de harina de maíz morado. Es ahí cuando Julia Terán decide innovar y experimentar con el insumo, resultando en los panes que ahora son tan reconocidos en su comunidad.

Julia acude regularmente a los mercados itinerantes a vender su pan y ahí mismo compra el maíz morado para transformarlo en harina y finalmente utilizarlo en la panificación. Asegura que utiliza todo el producto: el grano, la coronta y la panca. El grano lo convierte en harina y tanto la panca como la coronta son hervidas para utilizar el líquido como colorante en la masa.

El trabajo de peruanos como Julia Terán contribuyen a la producción y el comercio de nuestros productos nacionales. En este caso, tanto solo en Bambamarca, la Agencia Agraria de Hualgayoc lidera la producción con 50 productores que cultivan 40 hectáreas de maíz morado en la zona.