Con su trabajo y esfuerzo espera desarrollar su potencial para llevar luz a donde el Perú lo necesite. | Fuente: Pronabec - Perú

Marleni Paniura Valverde, a sus 21 años y tras una exigente formación en la carrera de electrotecnia industrial, actualmente destaca como la practicante profesional con más experiencia en el área de Presupuesto y Control de Obras de la empresa Luz del Sur.

Convencida de su vocación, se preparó durante meses hasta lograr una vacante en la modalidad ordinaria del concurso Beca 18 del año 2015. La Beca 18 es una ayuda integral que otorga el Estado Peruano a jóvenes peruanos de todo el país y está dirigida a jóvenes con alto rendimiento académico, en condición de pobreza, pobreza extrema o vulnerabilidad social, provenientes de colegios públicos o privados.

Gracias al respaldo de este programa, ella pudo aprovechar su oportunidad de cursar educación técnica superior para destacar como una de las primeras de su promoción y poner en práctica lo aprendido con trabajos en mantenimiento de instalaciones eléctricas domiciliarias los fines de semana.

Marleni había aprendido desde su niñez sobre autopartes y cómo hacer un presupuesto. Mientras los otros niños jugaban, ella observaba a Rubén, el mayor de sus cuatro hermanos y uno de los mecánicos más solicitados en su natal Curahuasi, provincia de Abancay. Con su hermana menor como la asistente más aplicada, ambas se desarrollaron en la labor de encantar al cliente al dejarle su vehículo como nuevo.

“Era un trabajo duro, pero no me importaba. Para entonces, yo ya había ayudado durante años a mi familia en las labores de la chacra, así que tener las uñas con tierra o la ropa sucia no eran problema”, cuenta la estudiante, que no tiene inconvenientes en ensuciarse para ver el motor de los carros. Actualmente se desempeña en temas de economía, una labor administrativa  muy distinta a lo que antes había realizado. Sin embargo, mantiene el entusiasmo y aprovecha esta oportunidad para aprender.

Desarrollando su potencial

Marleni se enteró de Beca 18 un año antes de terminar el colegio mientras buscaba qué carrera estudiar y se dio cuenta de que era la oportunidad que necesitaba. Su familia no tenía la condición económica para costear sus estudios de electrotecnia industrial, una carrera técnica que requiere de muchos insumos. Y aunque en un inicio consideró postergar sus estudios para trabajar y ahorrar, prefirió prepararse para ingresar al programa.

Marleni Paniura, la electrotécnica de Beca 18 que forma practicantes en Luz del Sur. | Fuente: Pronabec-Perú

Luego de un breve paso por una pequeña empresa del sector, en donde dejó como legado una propuesta para automatizar los procesos que ofrecen a sus clientes, el año pasado postuló a una de las plazas que Luz del Sur abrió para profesionales con su especialización.

Desde entonces, y gracias a su buen desempeño, esta joven talentosa pasa sus días aprendiendo más sobre la carrera que la apasiona y entrenando a los nuevos practicantes que también aspiran a desarrollar su potencial y convertirse en colaboradores estratégicos para la empresa.

En nuestro país, muchas veces las carreras técnicas son subestimadas frente a otras opciones, pero al igual que las universitarias, el empeño y esfuerzo depende de los estudiantes. En el caso de esta becaria, con su inserción en el mercado laboral ha logrado mejorar la calidad de vida de su familia.

¿Qué opinas?