Fuegos artificiales: el peligro que perjudica la calidad del aire y la salud de las personas

El uso de pirotécnicos desprende partículas nocivas para el organismo. Debido a las celebraciones de año nuevo, esta forma de contaminación del aire aumentó en 48% durante las primeras horas del 2022 en Lima y Callao, según reportó el SENAMHI.

Pirotécnicos
Las concentraciones más elevadas de PM2.5 se registraron en las estaciones de Villa María del Triunfo, Ceres y San Juan de Lurigancho. | Fuente: ANDINA | Fotógrafo: Carla Patiño Ramírez

Es común que las celebraciones de fechas importantes sean acompañadas de fuegos artificiales, siendo un claro ejemplo el de las fiestas de fin de año. No obstante, los efectos ambientales que deja esta costumbre perjudican la calidad del aire y, en consecuencia, nuestra salud.

De acuerdo con un reporte del Servicio Nacional de Meteorología e Hidrología del Perú (SENAMHI), durante la madrugada del 1 de enero del 2022, el material particulado -uno de los contaminantes del aire más nocivos para los humanos- se incrementó en 48% respecto al 2021 en Lima y Callao, debido al uso de pirotécnicos y quemas de muñecos.

¿Qué es el material particulado y cómo afecta nuestra salud?

Dante Añaños, médico neumólogo y miembro del Comité de Medio Ambiente de la Sociedad Peruana de Neumología, señaló para RPP que el material particulado es un conjunto de partículas de metales de sólidos y gases en forma de solutos o aerosoles conocido como smog.

"Ese material particulado tiene tamaños, calificados en micras. Cuando es de 10 puntos micras promediales (PM10), este aire impacta en las vías aéreas superiores, lo que quiere decir que se pega [a las mucosas] y no pasa a la vía periférica. Así es que produce todas las enfermedades respiratorias de las vías altas: faringitis, amigdalitis, otitis, entre otras", aseguró.

Por otro lado, indicó que, cuando este contaminante es menor a 2.5 micras (PM2.5), se trata de un material particulado fino que atraviesa las vías respiratorias, llega a los alvéolos pulmonares y produce no solo problemas inflamatorios, sino también patologías de tipo pulmonar y neoplásica.

Necesitamos ciudades en las que se pueda respirar aire de calidad

Tal como alertó SENAMHI, las concentraciones más elevadas de PM2.5 se registraron en las estaciones de Villa María del Triunfo, Ceres y San Juan de Lurigancho, alcanzando concentraciones de 130.13 µg/m3 (microgramos por metro cúbico), 100.19 µg/m3 y 99.80 µg/m3, respectivamente, durante las primeras horas del 2022.

De por sí, Lima es la ciudad con peor calidad de aire de Latinoamérica, de acuerdo con el índice Air Quality Life Index (AQLI) y, según el diagnóstico elaborado para diseñar el Plan de acción para el mejoramiento de la calidad del aire de Lima-Callao 2021-2025, los valores hallados de material particulado (PM10 y PM2,5) en estas ciudades exceden los valores establecidos en la normativa vigente, tanto para el promedio de 24 horas como el anual.

El SENAMHI hace un llamado a la población que se encuentran vigentes diversas ordenanzas municipales que prohíben y sancionan el uso de pirotécnicos. Asimismo, exhorta a la población a evitar su uso para preservar una mejor calidad del aire en beneficio de la salud de las personas. 

Ciudades con Futuro es una campaña organizada por RPP que busca promover la necesidad de ver a nuestras ciudades como espacios en los que podemos mejorar nuestra calidad de vida a través del cuidado del medio ambiente, la promoción de la economía circular y el impulso de una movilidad sostenible.

Como parte de nuestro compromiso por fomentar una ciudadanía consciente de su impacto en el medio ambiente, animamos a nuestros lectores a medir su huella de carbono haciendo clic aquí.