¿Sabes si tu vivienda es vulnerable ante un sismo? Aquí te explicamos cómo reforzarla

Solo en la costa central de nuestro país, 9 de cada 10 viviendas cuentan con riesgo alto y muy alto frente a un sismo de gran escala, según datos del Centro Nacional de Estimación, Prevención y Reducción del Riesgo de Desastres (Cenepred).

Los sismos, según su magnitud, tienen consecuencias que van desde el daño a la infraestructura hasta la pérdida de vidas.
Los sismos, según su magnitud, tienen consecuencias que van desde el daño a la infraestructura hasta la pérdida de vidas. | Fuente: Shutterstock.

Durante un sismo, los movimientos bruscos del terreno producidos por la liberación repentina de energía pueden dañar las edificaciones y otras infraestructuras como el sistema de agua potable y alcantarillado, energía eléctrica, transporte y comunicaciones. Según la historia sísmica de nuestro país, los movimientos telúricos que han causado mayores daños en la superficie presentaron magnitudes mayores a 7.0 Mw.

Asimismo, debemos recordar que existen zonas –como Lima– que en el pasado han sido afectadas por grandes sismos y que ahora, tras varias décadas, aún no se repiten. Esta situación incrementa su probabilidad de ocurrencia y hace que el estar preparados sea clave para proteger nuestra integridad.

¿Cómo saber si mi vivienda es vulnerable ante un sismo?

En el Perú, el 70% de las viviendas son construidas por sus propietarios, muchas veces sin asesoría técnica y ningún criterio de diseño que las haga resistente ante un sismo. Según estimaciones del Ministerio de Vivienda Construcción y Saneamiento (MVCS), más de 1 millón 50 mil viviendas cuentan con serias deficiencias en la calidad de su construcción, siendo altamente vulnerables frente a un sismo de gran magnitud.

Por otra parte, es relevante evaluar también las zonas donde se construyen las casas, pues hacerlo sin estudios previos del tipo de terreno puede exponer a los habitantes a accidentes como hundimientos, deslizamientos y derrumbes.

Para saber si nuestra vivienda es vulnerable, debemos considerar qué tan alta es su susceptibilidad a sufrir daño y su resistencia para soportar los efectos de las ondas sísmicas. Ser conscientes de esto nos ayudará a tomar medidas que nos ayuden a prevenir, reducir el riesgo y prepararnos para responder ante un desastre.

Antes de construir, debemos asegurarnos de que el terreno se ubique en un lugar plano, seguro, alejado de zonas de riesgo y con suelo firme y resistente. Para levantar tu casa, considera los siguientes aspectos:

Buenos cimientos

El propósito principal de los cimientos de una vivienda o un edificio es sostener la estructura por encima de ella. De lo contrario, un cimiento mal construido puede ser peligroso para sus habitantes y, con el tiempo, puede hacerse susceptible a la humedad.

También es común encontrar que la estructura del primer piso no es adecuada para soportar el incremento del peso de los pisos superiores, generando una condición de fragilidad o debilidad. Por ello, es clave que al colocar los cimientos -y si planeas construir más pisos en el futuro- lo hagas con asistencia técnica.

Los sismos pueden ser capaces de provocar un gran daño en cuestión de segundos.
Los sismos pueden ser capaces de provocar un gran daño en cuestión de segundos. | Fuente: Shutterstock

Diseños adecuados y materiales apropiados

El diseño y los materiales deben ser de buena calidad para garantizar que la estructura pueda resistir la energía de las ondas sísmicas. Los muros y paredes hechos con materiales frágiles como tapias de tierra y adobe, sin vigas y columnas ponen en riesgo la estabilidad de la infraestructura.

Es ideal construir las viviendas con ladrillos, cemento y fierro, así como quincha mejorada. Por otra parte, también se pueden reforzar las columnas, cimentación y vigas dañadas que se hayan identificado en la evaluación de la vivienda.

Refuerza si es necesario

Para que una edificación soporte un sismo su estructura debe ser sólida y uniforme. Si durante la evaluación de tu vivienda identificas que hay zonas que no cumplen con las condiciones de seguridad, estás a tiempo de reforzarlas.

Además, puedes crear un ambiente seguro dentro de la vivienda con materiales resistentes como ladrillo y cemento. En caso de un sismo, sabrás a qué zona de tu hogar dirigirte.

Construcción de muros de contención de laderas

Si tu vivienda se encuentra en una zona de pendiente, construye muros de contención para protegerte de los derrumbes y caídas de rocas durante el sismo.

Es importante que el muro tenga una buena cimentación, pues esta es la que soportará el peso del terreno. Para la construcción del muro de contención se debe buscar asesoría técnica y evitar la acumulación natural de agua detrás del muro, creando canales de drenaje.

Recuerda que una casa o edificio será resistente a un sismo siempre y cuando sea diseñado por expertos, con dimensiones y materiales adecuados según las normas de diseño y construcción.

RPP y Pacífico Seguros presentan la tercera etapa de la campaña Comunidad Segura, orientada a informar al público sobre cómo prepararse a nivel familiar y comunitario ante la ocurrencia de un sismo de gran magnitud. Conoce más haciendo clic aquí.