"'Joker', protagonizada por Joaquin Phoenix, es el inicio de una locura sin retorno", dice nuestro crítico. | Fuente: Warner Bros.

El equipo del "Joker" puede sonreír. El público y la crítica han respondido positivamente a la película, protagonizada por Joaquin Phoenix. Consiguió el León de Oro en la Mostra de Venecia y fue aclamada en el Festival de Cine de Toronto. Asimismo, en su estreno en Perú convocó a más de 120.000 espectadores.

Precedida por una intensa controversia ─familias golpeadas por un tiroteo en un cine (Estados Unidos) temían que el personaje inspirara actos violentos─ "Joker" sobrevivió y ha sido bien recibida en los cines de Norteamérica. El filme, una nueva historia de origen del villano de Ciudad Gótica, no ha dejado indiferente a nadie.

¿Piensas ir al cine a ver al enemigo de Batman? Esta es la opinión de nuestro crítico sobre la película de la que todo el mundo está hablando.

"Joker" ya se estrenó en Perú. En su primer día, convocó a más de 120.000 personas. | Fuente: Warner Bros.

POR: JULIO ESCALANTE

Joker” (Guasón) es el inicio de una locura sin retorno. No es tanto una película sobre el archienemigo de los cómics y películas de Batman, sino sobre Arthur Fleck (un enorme Joaquin Phoenix), un hombre con una enfermedad mental controlada por medicamentos, que se gana la vida como payaso y que atiende a su anciana madre en un viejo y deslucido departamento. Quiere ser un comediante de stand up y hacer reír a la gente, pero no tiene gracia. Vive en una aparente normalidad social en la que la llama está a punto de encenderse. Esta es la historia de un monstruo a punto de nacer. 

El director y guionista del "Joker", Todd Phillips, construye su película a partir de una historia conocida -un hombre bueno se envilece- pero lo que consigue es un artefacto explosivo maquillado como película comercial.

Arthur padece de una risa involuntaria, un manifiesto de su enfermedad, una risa que incomoda a quienes están a su alrededor, personas que no se detienen a pensar en lo incómoda que en verdad es esa risa para él. No encaja en ningún lugar y nadie se pone en sus zapatos [...]  Esa risa irrefrenable, que es a la vez un llanto o una tos de paciente crónico, es la esencia malvada, oscura y sin filtros que trata de salir. El punto final de la transformación. Para mostrar su quiebre emocional, Joaquin Phoenix parte desde el quiebre físico de su personaje y mientras avanza el relato se van rompiendo las capas que lo humanizaban. La metamorfosis de Phoenix es triste y salvaje. 

Lee la crítica completa de "Joker" en el blog El Crítico.

¿Qué opinas?