Batman
George Clooney y Ben Affleck se pusieron la capucha de Batman en 1997 y 2016, respectivamente. | Fuente: WARNER | Fotógrafo: WARNER

George Clooney es recordado (por muchos fans) como una de las peores versiones de Batman en el cine tras su paso en "Batman y Robin" de Joel Schumacher. De hecho, fue el último en lucir la capucha de murciélago antes de la llegada de Ben Affleck a quien le aconsejó que no aceptase el papel.

Así lo reveló el también director en el programa de radio de Howard Stern. Antes de que Affleck aceptase el rol del héroe de Gotham, Clooney le sugirió que no lo hiciese, ya que los fans son muy exigentes con el artista que interpreta al Caballero Oscuro. Y una mala crítica puede destrozar una carrera.

"Creo que, porque he estado presente y porque lo he hecho, porque he tenido ambas perspectivas, he sido un gran fracaso y me han bombardeado. He tenido éxito, pero eso no significa que me escuchen"; explicó en el programa. "Ben Affleck no me escuchó y terminó haciendo un gran trabajo. Yo estaba equivocado", sostuvo.

"Solo puedo impartir mi sabiduría a través de mi experiencia. Y le dije que intentase no tener pezones en el traje", añadió bromeando el actor. Finalmente, su colega desatendió su consejo y aceptó el papel, que retomará para la película "The Flash", y, si los rumores son ciertos, para una serie de Batman en HBO Max.

"HICE LO QUE ME DIJERON"

George Clooney continuó diciendo que no se siente orgulloso de su interpretación como el Caballero Oscuro, algo que ya ha mencionado en numerosas entrevistas. "Físicamente es como estar cambiando los canales y que aparezca y pensar 'oh, no, no, no'. Pero no podía haberlo hecho de otra manera. Era una gran máquina esa cosa, ¿sabes?", añadió bromeando.

"Debes recordar que, en ese momento, yo solo era un actor que conseguía un trabajo. No era el tipo que podía dar luz verde a una película. Pagaron a Arnold Schwarzenegger US$ 25 millones por estar en 'Batman y Robin'", continuó el artista para ejemplificar hasta qué punto las decisiones no dependían de él.

"Me pagaron como a él y ni siquiera trabajamos juntos. Nunca nos vimos. Era una maquinaria monstruosa, y yo simplemente hice lo que me dijeron. La verdad del asunto es que me porté mal", reconoció. (Europa Press)