Oscar 2020 y sus contradicciones: la apertura al cine extranjero y la falta de directoras nominadas | Fuente: Composición

La industria del cine ha cambiado drásticamente en los últimos 10 años. El consumo de películas cambió de predominar solo la pantalla grande para convivir y competir con la pantalla chica por la aparición de nuevas plataformas streaming como Netflix, Amazon Prime, entre otras.

Bajo esta premisa, la Academia de Hollywood también se ha adaptado a la fuerza a estos cambios. En 2014, Netflix consiguió su primera nominación a la categoría a Mejor Documental con "The Square". Sin embargo, el primer triunfo de la plataforma de videos llegó en 2017 con "Los cascos blancos", ganadora a Mejor Documental Corto.

El resto es historia conocida: en 2018 repitió el plato con Mejor Documental por "Ícaro" y consiguió su primera nominación a Mejor Actriz de Reparto con Mary J. Blige ("Mudbound"). En 2019, Netflix se posicionó como un fuerte contrincante para la industria tradicional hollywoodense con "Roma", película de Alfonso Cuarón que consiguió la ansiada nominación a Mejor Película, pero solo ganó los premios al Mejor Director, Mejor Película Extranjera y Mejor Fotografía.

Esta revolución en los Oscar y la aparición de nuevas producciones (de habla no inglesa), que han encontrado una gran exposición en las plataformas de streaming, obligaron a la Academia a replantearse la ceremonia de premiación y así buscar una mayor inclusión en sus categorías principales: pasó en 2018 con Guillermo del Toro y "The Shape of Water"; en 2019 con Alfonso Cuarón y "Roma"; y, este 2020 con Bong Joon-ho ("Parasite") y Sam Mendes ("1917").

Tras ganarse un espacio en la meca de Hollywood, Netflix lidera las nominaciones a los Oscar por primera vez en la historia en este 2020. Un dato que confirma la tendencia y que se mantendrá con la aparición de nuevas plataformas cada año.

La realizadora peruana Joanna Lombardi considera que la Academia de Hollywood se encuentra en una apertura hacia al mundo porque en otros festivales están empezando a considerar a películas que no son "tradicionalmente americanas". Además, considera los Oscar tienen aún una tarea pendiente con la presencia de representantes mujeres en sus categorías más importantes.

"Tiene que ver con la fuerza de la mirada hacia otros festivales importantes, los cuales no solo tienen a las típicas películas americanas. Por ejemplo, ‘Roma' es de un director (Alfonso Cuarón) que es súper querido en Estados Unidos, tampoco es que es muy ajeno a ellos (la Academia de Hollywood). Me parece genial que estos premios sean tan relevantes para el mundo, aunque siendo honesta para mí no lo son tanto. Yo no los miro como un referente porque solo el 30% de las personas que eligen las películas son mujeres. Entonces, partiendo desde ahí me generan suspicacia. Los Spirit Awards me interesan más a mí como buscadora de películas", dijo Lombardi.

Por su parte, el crítico de cine Hugo Lezama considera que esta revolución en los Oscar responde a una industria hollywoodense cada vez más "inerte" y entregada a los blockbusters.

"Es la inevitable globalización, que ya tiene años de años. Pero también tiene reactiva ante una industria hollywoodense cada vez más inerte. No puedo decir carente de ideas porque aún hay creatividad e ingenio. Las propuestas se están agotando. El dominio de las películas de superhéroes y de cine de terror bastantes convencionales han hecho que, de una u otra manera, buscar otros mercados para seguir dándole prestigio. Se abren para otras propuestas, para otros cineastas que tienen otra volada y otras condiciones. Lo de Bong Joon-ho ('Parasite') me parece extraordinario. Lo de Pedro Almodóvar ('Dolor y Gloria') y la nominación de Antonio Banderas a Mejor Actor son pequeños hitos que marcan un cambio, y un cambio que creo yo es para bien", agregó.

REVOLUCIÓN CON [N] DE NETFLIX

El ascenso de Netflix dentro de la industria de Hollywood no ha sido gratis. Más allá de invertir en contenidos propios y originales, que les he permitido expandir su catálogo más allá de Estados Unidos, el gigante del streaming también ha invertido millonarias cifras en intentar congraciar con la meca de las artes cinematográficas.

En esta temporada de premios, donde resaltaron los Globos de Oro y los premios de los sindicatos de actores y productores, Netflix se ha encargado de realizar grandes fiestas repletas de estrellas de Hollywood en los locales más exclusivos de Los Ángeles, Estados Unidos.

Precisamente, un reciente informe del Wall Street Journal señala que Netflix ha gastado cerca de 100 millones de dólares como parte de un "bombardeo de marketing" para posicionarse a la par de los grandes estudios cinematográficos.

Lezama cree que, esta decisión de Netflix pasa también, porque se viene una gran competencia con otras plataformas de streaming y por la obsesión de conseguir un Oscar en una de las categorías principales.

"Lo de Netflix es una visión mayúscula con ganas de tratar de tomar un mercado sabiendo que viene una competencia fuerte con otras plataformas de streaming. Yo creo que es un cambio interesante que se dio cuando 'Roma' estuvo bastante cerca (de ganar a Mejor Película), cuando ganó también como Mejor Documental ('Ícaro'). Yo siempre estoy de acuerdo con lo que dice Cuarón sobre 'Roma': 'Una película mexicana, sin actores conocidos, en blanco y negro, frente a películas como 'Avengers: Endgame' iba a ser casi un despropósito estrenarla en las salas comerciales. Entonces, aquí nace una ventana para otras opciones", mencionó.

Por otro lado, Lombardi señala que Netflix sirve de ventana para producciones que difícilmente podrían triunfar en el mercado cinematográfico estadounidense.

"Antes la industria americana era la única que llegaba con masividad al mundo y ahora gracias a las plataformas eso ha cambiado mucho. Eso es algo que los premios como los Oscar pueden no mirar. Es como luchar contra Uber porque hay países donde los prohíben, pero son cambios en la estructura de cómo funciona todo hoy en día. No hay manera de no verlo", comentó.

¿QUÉ PASÓ CON LA PRESENCIA FEMENINA?

Así como la industria cinematográfica ha cambiado con el paso de los años, en la actualidad diversas corrientes sociales luchan por cambiar duras realidades, como la exclusión de presencia femenina en diversos festivales de cine, música y literatura. Así como la ausencia de producciones con estrellas de ascendencia latina y afrodescendiente.

Precisamente, en 92 ediciones de los premios Oscar, solo cinco mujeres en total han competido en la categoría a Mejor Director. Irónicamente, la última fue, precisamente, la propia Greta Gerwig, por "Lady Bird" en 2017. Este año, la directora de "Mujercitas" (cinta nominada a Mejor Película) no consiguió ser candidata a la mejor dirección.

Sin embargo, la ausencia de directoras en la selección de 2020, puede no ser el resultado de una marginación deliberada por parte de los Oscar sino simplemente una consecuencia de la fuerte competencia de directores de películas como "Joker" (Todd Phillips), "1917" (Sam Mendes), "Érase una vez en Hollywood" (Quentin Tarantino), "El irlandés" (Martin Scorsese) y "Parásitos" (Bong Joon-ho), quienes ya han ganado numerosos premios en diversos festivales.

Joanna Lombardi considera que donde debe haber mayor paridad y presencia de mujeres es en el jurado elector de las producciones que compiten en los Oscar, debido a que solo el 30% de los votantes de la Academia son mujeres.

"Es algo que pasa en varios festivales de cine. Yo me he opuesto siempre a cuotas en nominaciones o en premios, porque creo que por ahí no va la cosa. Sí debería haber una paridad entre las personas que seleccionan a las películas nominadas porque con eso ya estableces una igualdad. No puedes obligar que haya la misma cantidad de nominados (hombres y mujeres) porque eso depende de las películas que se hayan estrenado ese año. Podría haber un año de puras mujeres nominadas, qué sería. Si volteas a ver los Spirit Awards, por ejemplo, hay dos mujeres nominadas a Mejor Director. Son unos premios que se caracterizan por alentar más la diversidad. Hay que ponerlo sobre la mesa para que poco a poco se cuestione más", precisó.

Hugo Lezama también cree que los Oscar no deben manejar sus principales categorías a base de "cuotas". Sin embargo, opina que año a año debe haber una apertura más inclusiva.

"Uno puede ver la data dura de que, de las 560 películas nominadas en la historia del Oscar, solo 12 han sido dirigidas por mujeres, eso es un dato fuerte y real. Pero, también, hay otro aspecto importante mencionar en el que, claro, tampoco es un tema de cuotas. También depende de las competencias. Sí está Tarantino, sí está Bong Joon-ho, sí está Sam Mendes, sí está Scorsese. Entonces, la competencia se vuelve más complicada. De todas, maneras debería haber una apertura. Si hablamos del tema de los afroamericanos, tampoco hay una equidad. Si hablamos de otras realizadoras y directoras de fotografías mujeres, ya vamos a un tema de género más profundo. A veces, quisiéramos que las cosas cambien mucho rápido de lo que pueden cambiar. Un cambio en la sociedad se da a la velocidad de los árboles de 'El señor de lo anillos' no como Flash", concluyó.

¿Qué opinas?