Vocalista de la banda peruana Gaia se lanza como director de cine y presenta "Silence"

El mediometraje grabado en Omaha y dirigido por el músico peruano Michael Spitzer ─vocalista de la banda Gaiga─ muestra el silencio de la sociedad norteamericana frente a esta problemática.

Michael Spitzer, vocalista de la banda Gaia. | Fuente: Instagram

Estados Unidos enfrenta un grave problema: todos los días, 22 ex soldados de guerra se suicidan, lo que constituye una epidemia que aqueja a la comunidad veterana del país norteamericano. Esta fue la principal razón que impulsó a Michael Spitzer, director y vocalista de la banda Gaia, a participar de la dirección de esta película, que se grabó en Ohama y se estrenará en el Perú en una proyección ─cuyo local será anunciado en la página de Facebook de la película─ el próximo 24 de abril.

La escritora de “Silence”, Julie Ettta, quien escribió y produjo el documental Perú Nebraska, vivió esta realidad en carne propia, pues su esposo, un veterano de guerra, intentó suicidarse hace algunos años. Se basó, entonces, en su propia experiencia y en otros casos reales para escribir esta película y denunciar una terrible realidad que poco se conoce fuera del país norteamericano.

Conversamos con Michael Spitzer al respecto.

¿Cómo nace el título de la película?

El título “Silence” fue propuesto por la escritora, Julie Etta. Antes se llamaba “Silence the Killer”, luego se decidió cortar por el mensaje que representa: el silencio de la sociedad norteamericana frente al tema que plantea la película.

Al día cerca de 22 veteranos de guerra se suicidan en Estados Unidos…

Parte de las razones por las que hice este filme es por ese dato. Aproximadamente al día 22 soldados se suicidan… casi uno cada hora. De hecho, allá sabe que más que un problema; es una epidemia de suicidios en la comunidad veterana.

Y la película relata estas historias reales.

Todo empezó cuando hicimos el documental “Perú Nebraska”, en Omaha, en donde se encuentra una de las bases militares más grandes de Estados Unidos. Lo que hizo la escritora fue juntar en un solo personaje los relatos de distintas familias, de historias militares con problemas de suicidio y abuso femenino. Todo está mezclado en un drama super fuerte: son historias reales de gente de la comunidad.

¿Cómo decidiste trabajar nuevamente con Julie Etta?

En realidad, ellos decidieron convocarme a mí para dirigir la película. Parte de eso es porque Chad Bishop, productor de “Perú Nebraska”, terminó siendo uno de los productores ejecutivos de la película. Me ofrecieron dirigir este proyecto por la carrera de director que estoy construyendo aquí y también que compusiera la música. El director de fotografía fue Piero Barda, quien también estuvo con nosotros en Nebraska grabando.

Silence | Fuente: YouTube

Gran parte del soundtrack fue compuesto en Omaha.

El soundtrack se fue componiendo mientras grabábamos la película, que ha tomado casi tres años en total. Al ser una película sin diálogos, la parte musical cobra un protagonismo mucho más fuerte. Y estando allá, después de grabar escenas realmente duras, decidimos que lo mejor era registrar el espíritu de ese momento en un estudio de Omaha.

¿Qué fue lo más difícil durante la época de rodaje?

Hubo varios factores que hicieron del rodaje de “Silence” uno bastante duro. Por un lado, hemos grabado bajo cero y sobre nieve. Esas condiciones fueron un reto para los peruanos. Un segundo desafío fue trabajar con todo el equipo de Estados Unidos y hablar en todo momento en inglés. De hecho habían pausas en las que conversábamos con el director de fotografía en español. Y luego ya entrando en profundidad, la parte más difícil ha sido el trabajar con esos sentimientos que son completamente ajenos, de un país que está en guerra, de otra realidad, que uno como director tiene que analizar y entregar en forma de película. Ha sido un proceso cerebral entre el inglés, la emoción, el español, los veteranos, la guerra, la muerte, el suicidio que, tras ocho meses de edición, culminaron en el resultado.  

Fue un proceso intenso…

Fue un rodaje que estuvo hecho como un rompecabezas de ayuda entre amigos. Por ejemplo, hay una escena en donde hay 21 ataúdes y el personaje que está en medio representa a todos los que se suicidan diariamente. En el set también hemos tenido a un corazón púrpura, que es una persona que obtiene el galardón más alto que le otorgan a un militar en los Estados Unidos. Había una simbología de muerte y suicidio muy fuerte en todas las escenas. Los actores son militares de verdad, entonces está llena de mensajes emotivos.

¿Por qué crees que es una película necesaria?

La razón que me ha llevado a hacerla está en esta respuesta: porque nadie lo sabe. Estados Unidos es una de las potencias más fuertes del mundo, guía muchas de las decisiones geopolíticas y enterarte sobre algo que nadie sabe, lo que sucede detrás de un país en guerra, es algo que creo que se tiene que saber más allá de la frontera. Creo que es valioso que alguien que no tiene ninguna conexión allá adentro pueda contar esta historia objetivamente

¿Cuándo la podremos ver?

Sucede que es un mediometraje: su formato hace que no tenga un nivel de tiempo comercial, pero lo que sí vamos a hacer aquí son proyecciones privadas: la primera es este 25 de abril y puedes revisar todos los detalles en la página de Facebook. Las fechas de las siguientes proyecciones todavía se están pactando. De hecho, el filme se estrenó hace un par de semanas en el Omaha Film Festival. Los comentarios de la primera proyección y de la segunda han sido super positivos, y fue seleccionada para repetirla en el último día del festival -cosa que hacen solo con ocho películas de las 1000 que se inscriben-. Entonces, creo que va por buen camino.

¿Qué opinas?