La revolución de la tecnología en la educación

El 2020 fue un año que nos dejó muchos aprendizajes y uno de los principales está relacionado con el gran impacto que genera combinar la educación con la tecnología.

Claudia Olivares

Claudia Olivares

COMPARTE

El Banco Interamericano de Desarrollo (BID), señala que el uso de la tecnología debe ser parte integral del trabajo en clase con el fin de que los alumnos mejoren su nivel de aprendizaje en áreas tradicionales. De esta manera, frente a la coyuntura que vivimos hoy en el país y en el mundo, en donde la educación presencial se ha visto interrumpida abruptamente; sabemos que la tecnología cumple un rol fundamental para que la educación, en todos sus niveles, no se detenga. 

En 2016, Samsung desarrolló un estudio con docentes en España respecto al uso de la tecnología en la educación, los resultados obtenidos demostraron muchos de los beneficios que la tecnología ofrece a los estudiantes. Dentro de los principales resultados encontramos un considerable crecimiento de las competencias creativas y la capacidad de razonamiento, así como una notable mejora de las habilidades técnicas de los alumnos. Todo ello, se convierte en una gran oportunidad considerando que la tecnología es el presente.

Del mismo modo, la incorporación de las tecnologías en la educación desarrolla competencias tanto en estudiantes como en docentes, ya que promueve el aprendizaje de forma mucho más interactiva y participativa. Así pues, la realidad virtual es una de las innovaciones tecnológicas que más acerca al estudiante a espacios o contextos de cualquier parte del mundo o tiempo; métodos que son muy utilizados en carreras como arquitectura, por ejemplo, en donde puedes recorrer en primera persona los espacios sin necesidad de movilizarte.  

| Fuente: Freeimages

Así también, existen otras técnicas basadas en la tecnología que están tomando cada vez mayor protagonismo y que están dando buenos resultados. Es el caso de los videojuegos, pues está demostrado que ayudan a mejorar la memoria y la concentración, además de desarrollar otras habilidades como, por ejemplo, el aprendizaje de idiomas. En ese sentido, es un buen momento para mirarlos con un enfoque educativo más que de mero entretenimiento.

En suma, es muy importante estar permanentemente en constante identificación de herramientas tecnológicas, con el fin de mejorar las habilidades de los estudiantes y de los maestros. Debemos pensar que la educación virtual llegó para quedarse y que ha revolucionado la forma de aprender y de enseñar. Por ello, es necesario pensar también en cómo democratizar el uso de la tecnología para potenciar su alcance y acortar las brechas digitales; masificar el acceso a internet y facilitar el uso de equipos tecnológicos nos permitirá dar el gran salto a la educación del futuro, que ya es el presente.

NOTA: “Ni GRUPORPP ni sus directores, accionistas, representantes legales, gerentes y/o empleados serán responsables bajo ninguna circunstancia por las declaraciones, comentarios u opiniones vertidas en la presente columna, siendo el único responsable el autor de la misma”.

Sepa más: