Conoce la historia y devoción al Señor de los Temblores en Cusco

El Cristo de los Temblores, también conocido en el Cusco como el Taytacha de los Temblores, es venerado en esa ciudad desde el terremoto de 1650. Durante el Lunes Santo, la imagen sale en multitudinaria procesión en la plaza de armas de la ciudad. En la restauración del INC realizada a inicios del 2005 se encontraron 60 cartas que fueron introducidas a través de la herida de su costado.

Úrsula Delgado

Úrsula Delgado

COMPARTE

El 31 de mayo de 1650 ocurrió en el Cusco un fuerte terremoto que atemorizó a los pobladores de la ciudad. Como un acto de fe, sacaron en procesión a la imagen del Cristo de la Buena Muerte y lograron que la tierra deje de temblar. Así lo reseña David Ugarte Vega en el libro Tesoros de la Catedral de Cusco.

A partir de este hecho, la imagen —que recibió el nombre del Señor de los Temblores o Taytacha de los Temblores— saldría en procesión cada 31 de marzo. Desde 1741, esta imagen, que luego sería estudiada y se sabría que fue elaborada en el Cusco, se venera los lunes santos, es decir, al inicio de la Semana Santa.

Años más tarde, en 1928, el arzobispo del Perú, Mons. Federico Pascual Farfán instauró un segundo día en el año para rendirle homenaje al Señor de los Temblores. Esta segunda fecha fue designada el último domingo de octubre, día reconocido por la Iglesia Católica como la fiesta de Cristo Rey.

Si bien la fiesta de Cristo Rey no arraigaría en la feligresía devota del Taytacha tanto como el Lunes Santo, la fe en el Señor de los Temblores creció mucho. Prueba de ello, fue cuando el Instituto Nacional de Cultura (INC) de esta ciudad restauró la venerada imagen en enero del 2005.

Cantores o ch’ ayñas ofrecen cantos al Señor de los Temblores, ubicado en el altar central de la Catedral del Cusco. A través del canto piden favores o agradecen alguna bendición recibida por su intercesión | Fuente: Úrsula Delgado

El Taytacha está ‘enfermo’ y debe ser ‘curado’

Después de 355 años, la imagen del Cristo de los Temblores abandonaría el centro de la ciudad. Para que la feligresía entendiera y acompañara esta necesaria intervención, el arzobispo de Cusco, Mons. Juan Antonio Ugarte, dijo que el Taytacha de los Temblores esta ‘enfermo’ y debe ser ‘curado’.

Según Ugarte Vega, el Taytacha debía ser internado en el Centro de Restauración del INC para un tratamiento técnico por los graves daños en la estructura de la imagen. Y señaló que se encontraron 60 cartas dentro del tórax de la imagen, introducidas por la herida del costado. La carta más antigua data de 1782.

En el libro, Ugarte Vega también explica que la venerada imagen une dos estilos muy marcados como el indígena y el español y que fue elaborada en el Cusco con la técnica taucca, que emplea materiales de la zona como el maguey, madera balsa y fibra de lino.

Después de cuatro semanas, el 12 de marzo de 2005, la imagen restaurada retornó a la Catedral. Antes pasó por diversas localidades como Oropesa, Tipón y Saylla donde los pobladores “le pedían a gritos milagros y bendiciones”. Los fieles de estos lugares, así como los presos del penal de Quenocoro, salieron a darle el encuentro.

Como muestra de su fe, realizaron danzas típicas, alfombras de flores y lanzaron pétalos de ñucchu (flores de intenso color carmesí asociado al culto de los incas). Alcaldes de algunas localidades ofrecieron discursos. Todo en coordinación con las hermandades y cofradías religiosas del Taytacha de los Temblores.

La profunda devoción al Señor de los Temblores en el Cusco es solo una muestra de la fe viva que existe en esta importante ciudad. Otras festividades emblemáticas celebradas en nuestra sierra peruana es la fiesta del Corpus Christi. Desde 1550 se celebra el Corpus Christi, 15 días después de la fundación española del Cusco.

 

NOTA: “Ni GRUPORPP ni sus directores, accionistas, representantes legales, gerentes y/o empleados serán responsables bajo ninguna circunstancia por las declaraciones, comentarios u opiniones vertidas en la presente columna, siendo el único responsable el autor de la misma”.