La compañía de sistemas de pago electrónico Mastercard ganó 367 millones de dólares (2,8 dólares por acción) en el primer trimestre del año, lo que supone una caída del 18% respecto al mismo periodo de 2008 relacionada con la reducción del gasto de sus clientes.

La segunda mayor red de tarjetas de crédito del mundo detalló hoy que su facturación entre los dos periodos comparados se redujo un 2% y quedó en 1.156 millones de dólares.

Ese descenso se compensó en parte con un recorte del 35% en sus gastos en publicidad, a la que dedicó 116 millones de dólares en los tres primeros meses del año.

"A medida que hemos navegado por estos difíciles momentos económicos, hemos dado pasos importantes para ajustar mejor nuestras operaciones al entorno actual", explicó el presidente y máximo responsable ejecutivo de la compañía, Robert Selander, al presentar los resultados.

Añadió que Mastercard "ha realizado una considerable reducción de gastos que nos ha permitido conseguir un margen operativo fuerte (del 48,6%) y al mismo tiempo garantizar que la empresa sigue posicionada para tener un crecimiento a largo plazo".

Según los datos publicados por la compañía -que cobra comisiones a los bancos por utilizar su sistema para las transacciones-, el monto de las ventas realizadas a través de su red aumentó en todo el mundo el 0,3% entre los dos periodos comparados.

Sin embargo, sólo en Estados Unidos descendió el 8%, mientras que en Latinoamérica aumentó el 7% y en Europa el 4%.

El número de transacciones realizadas en todo el mundo aumentó el 5,8% entre el primer trimestre de 2008 y de 2009 y las tarjetas basadas en su sistema alcanzaron los 967 millones, un 4% más que hace un año.

En las operaciones electrónicas que tenían lugar hoy después de que la firma presentara sus resultados, pero antes de que abriera la Bolsa de Nueva York, las acciones de Mastercard bajaban más del 4% y se negociaban a 175,5 dólares.

En lo que va de año sus acciones han subido el 28%, aunque en los últimos doce meses acumulan un descenso del 22%.

EFE