Las Bambas
Más de 150 conflictos sociales se encuentran activos en el Perú, según datos de la defensoría del pueblo, uno de ellos se desarrolla en una de las mineras más grandes del país: Las Bambas. | Fuente: Andina

La minera Las Bambas lleva más de 35 días de paralización luego que las comunidades de Fuerabamba y Huancuire ocuparan los terrenos en los que opera la empresa, en reclamo por un supuesto incumplimiento de compromisos de inversión social.

Esta crisis ya está generando pérdidas económicas. Sólo en Apurímac 100 millones de soles dejan de ingresar a la región donde 2 de cada 10 personas viven en pobreza y donde de cada 100 soles, 70 son generados por la mina.

El gerente del Instituto Peruano de Economía, Diego Macera, comentó al respecto en RPP Noticias.

"Si uno hace el zoom a nivel de Apurímac, Las Bambas debe ser más o menos unos dos tercios del producto total de la región (...) En el corto plazo tienes impacto en las familias, en los proveedores y en los recursos que no van a entrar", señaló.

Recientemente la Sociedad Nacional de Minería, Petróleo y Energía (SNMPE) precisó que por cada día de paralización de Las Bambas se pierden 14 millones de dólares. Este monto se calcula que alcanzaría para pagarle el sueldo a 20 mil 800 profesores en primera escala y podría abastecer de comida por un mes a más de 118 mil familias en la selva peruana.

Ante esto, el ex ministro de economía y director de Videnza Consultores, Luis Miguel Castilla, sostiene que de continuar esta situación se afectaría a una gran parte del financiamiento de programas sociales que sirven para proteger a los más vulnerables.

"Si estamos hablando más o menos de esas pérdidas a poco más de un mes, esto sería el 10% del presupuesto anual de juntos para todo el país, para las 800 mil familias del programa. En términos de ejecución de colegios, se dejarían probablemente de construir unos 50 colegios menos por la falta de recursos que dejan de entrar a la región", precisó.

Un estudio de Phase Consultores precisa que hasta abril el costo de una canasta familiar mínima era de entre 339 y 365 soles en la sierra, por lo que el alto nivel de pérdidas en Apurímac debido al conflicto podría ser equivalente a más de 270 mil canastas de alimentos para las familias de esta región.

Actualmente, cerca de tres de cada 10 pobladores de Apurímac no pueden costear una canasta básica de alimentos, pues se encuentran en situación de pobreza. Pero Edward Palacios, presidente de la Cámara de Comercio de Apurímac, comenta que esto no es lo único que se pierde con la paralización.

"Si nosotros cuantificamos estas pérdidas en lo que significa para Apurímac (...) Entonces se está hablando de pérdidas de un colegio por día, de la implementación de un posta médica, adolecemos de vías de comunicación interprovinciales para dinamizar la economía", expresó.

Este conflicto no es el único. La Defensoría del Pueblo informó recientemente que hay más de 150 conflictos sociales activos en el Perú y, según datos de Videnza, solo el año pasado se perdieron 600 millones de dólares a consecuencia de ellos, lo que implica una menor inversión, menos empleo e ingresos para los peruanos.