Perú frena caída en competitividad pero aún se mantiene entre los peores

Según el Ranking de Competitividad Mundial 2016 del IMD, el Perú cayó en 12 de los 20 factores que componen cada uno de los cuatro pilares que se miden, la misma posición en 2, y solo se registra avances en 6 de estos factores.
Perú se mantuvo en el puesto 54 de 61 en el Ranking de Competitividad Mundial 2016 | Fuente: ANDINA

Aunque el Perú logró frenar el descenso de su competitividad en el último año, sigue estando entre los peores, según el Ránking Mundial de Competitividad 2016, realizado por el IMD (Institute for Management Development) de Suiza en alianza con Centrum Católica.

Este año a nivel de competitividad, el Perú permaneció en el puesto 54 de 61 países analizados, informó el Director General de CENTRUM Católica, Fernando D´Alessio, quien explicó que este freno se debe al pilar “Desempeño económico” donde el país mantuvo el puesto 50, en “Eficiencia del gobierno” pasamos del puesto 37 al 41, en “Eficiencia de los negocios” se mantuvo neutro (50), y en el pilar “Infraestructura” se subió del 60 al 59.

“Las acciones orientadas a mejorar la competitividad nacional tanto del sector público como privado no han sido suficientes para incrementar el nivel competitivo del país. Seguimos invirtiendo menos en infraestructura que los países con los que competimos. El marco para hacer negocio sigue sin promover la inversión; el rol del Estado cada vez más lejos del ideal para promover la competitividad y la dependencia del contexto externo que le añade más incertidumbre a la que se soporta en un año electoral”, señaló.

¿Qué se mide? 

El IMD mide el Desempeño Económico, la Eficiencia del Gobierno, los Negocios y la Infraestructura del país, es decir cómo una economía gestiona la totalidad de sus recursos y competencias, para evaluar su productividad a fin de incrementar el bienestar de su población. 

Para la medición el IMD se basa en cuatro pilares: 1. El desempeño económico (Referido a la evaluación macroeconómica de la economía local); 2. la Eficiencia Gubernamental (Asociada al grado en que la política gubernamental facilita la competitividad); 3. la Eficiencia en los Negocios (Referida al grado en que el contexto nacional alienta a las empresas a desempeñarse de una manera innovadora, rentable y responsable); y 4. Infraestructura (Entendida como el grado en que los recursos básicos, tecnológicos, científicos y humanos satisfacen las necesidades de los negocios).

Cabe resaltar que la ubicación del país en el puesto 54, sigue siendo la peor posición desde el año 2008 en que se midió por primera vez la competitividad del Perú en este ranking, y ocupamos el puesto 35. En Latinoamérica además del país el IMD mide a 6 economías más. Este 2016, el Perú al ocupar el puesto 54 se ubica en el cuarto lugar, después de los otros países miembros de la Alianza de Pacífico: Chile (36), México (45) y Colombia (51). 

 

El IMD mide cómo una economía gestiona la totalidad de sus recursos y competencias, para evaluar su productividad a fin de incrementar el bienestar de su población. | Fuente: ANDINA

¿En qué avanzamos, caímos y nos mantuvimos?

El Perú registra un retroceso en 12 de los 20 factores que componen cada uno de los cuatro pilares, la misma posición en 2, y solo se registra avances en 6 de estos factores.

En el pilar Infraestructura, el Perú figura en la posición 59, mientras que el año pasado se ubicó en la posición 60. A pesar de la ligera mejora, seguimos en el fondo de la tabla considerando que la muestra de 61 países analizados fue la misma que la del año pasado. Desagregando este pilar encontramos que:

En infraestructura básica se retrocedió cinco posiciones hasta la posición 58. En infraestructura para la salud y medio ambiente se retrocede una posición llegando al puesto 49. En infraestructura tecnológica se mantuvo la misma posición, 60. En infraestructura científica se avanza una posición hasta 59. En infraestructura para la educación se avanza una posición hasta 58.

"El mensaje es claro: hay que invertir en infraestructura. El miedo al despilfarro de los recursos escasos debe promover un fortalecimiento de la Contraloría pero nunca un freno al desarrollo sostenido o a lo único que nos permitirá salir del fondo: más y mejor infraestructura, pública y privada, básica y científica, con una visión de largo plazo que frene los intereses políticos que caducan cada cinco años e impiden una verdadera transformación del país", refiere D´Alessio.

El pilar Gobierno es donde se revela un descalabro que felizmente fue amortiguado por los retrocesos de otros países, permitiendo mantener la misma posición en el ranking general. En el pilar Gobierno nos ubicamos en la posición 41, habiendo registrado la posición 37 el año pasado y la 27 el año 2012 (Nuestra mejor posición). A pesar de seguir siendo el pilar mejor ubicado, este año aparece en el tercio inferior de la tabla, junto con los otros pilares.

Una de las razones de la caída es el deterioro relativo de las finanzas públicas, de la posición 11 del año pasado a la posición 22 este año. También cayó el Marco Social, que es un aspecto sobre lo que se debate, regula, legisla con abrumadora proactividad, pero que en el último ranking cae de la posición 56 a la 58, de un total de 61 países. Este es realmente uno de nuestros principales retos. En el Marco Social se evalúa los temas de justicia, inclusión, estabilidad política, equidad y oportunidades.

Este año seguimos en la posición 50 en el pilar Economía, pero el año 2008 llegamos a estar en la posición 14.

La eficiencia en los negocios de Perú es otro de los pilares que se mantuvo en este ranking 2016 en la posición 50, aunque si se comparan los últimos cinco años, este ha caído en 10 posiciones. Entre las variables que más influyeron al descenso se encuentran: menor productividad y eficiencia en los negocios (55), mercado laboral (47) y finanzas (48).

 

¿Qué opinas?