Hyundai Genesis rompe récord en Pikes Peak

La Pikes Peak International Hill Climb (PPIHC) es la segunda carrera más antigua del automovilismo de Estados Unidos.

A bordo de un Hyundai Génesis Coupé, el piloto norteamericano Rhys Millen, ganó la tradicional competencia de ascensión más importante del mundo, la trepada Pikes Peak, en los Estados Unidos.

El Hyundai Genesis Coupé se hizo de la victoria con un tiempo récord de 9 minutos y 46 segundos. La carrera, que cumplió con su 90 edición, contó con 132 participantes y fue seguida por más de 35.000 espectadores a lo largo de los 20 kilómetros de la legendaria subida.

Esta hazaña fue conseguida con el Hyundai Génesis Coupé modificado, el cual ya había utilizado por Rod Millen, el padre de Rhys, en la edición anterior para ganar y conseguir el record en la categoría Time Attack 2WD.

La definición de esta prueba fue apretadísima ya que Millen y su Hyundai Génesis, se impusieron con sólo dos milésimas de ventaja sobre el suizo Romain Dumas, que participado por primera vez en esta carrera con su Porsche GT3R en la categoría Piker Peak Open.

La clave de esta gran performance estuvo en la experiencia lograda por Rhys Millen en años anteriores en este recorrido combinado con mejoras aplicadas al Hyundai  Génesis Coupé que lograron un aumento de la carga aerodinámica y de la tracción, aprovechando la flamante superficie de tarmac con la que cuenta Pikes Peak.

Los técnicos de RMR instalaron un nuevo pack aerodinámico, rediseñaron el spliter frontal y el alerón trasero; ensancharon la carrocería, redujeron su peso, modificaron la suspensión y agregaron a su planta motriz un turbocargador GTX3582 que permite al V6 del Hyundai Génesis Coupé desarrollar 700 HP. Para controlar tanto poder se optimizó el sistema de frenos.

La Pikes Peak International Hill Climb (PPIHC) es la segunda carrera más antigua del automovilismo de Estados Unidos. Comenzó a disputarse en 1916, cinco años después que las ya legendarias 500 Millas de Indianápolis. La trepada de 20 kilómetros comienza a 2.863 metros de altura y termina en la cumbre a 4.303 msm.

La altura es uno de los principales retos de la carrera, ya que a medida que la ruta asciende los pilotos sufren fatiga y una pérdida de reflejos como consecuencia de la ausencia de oxígeno. La altura también afecta a los vehículos que, salvo los eléctricos, pierden un 30 % de su rendimiento.