Tarjetas de crédito
El reglamento recién entrará en rigor completamente el 1 de enero del 2017. | Fuente: Grupo RPP

La mayoría de cambios a favor del consumidor que la Superintendencia de Banca, Seguros y AFP (SBS) ha dado a través del nuevo Reglamento de Tarjetas de Crédito recién empezará a regir el 1 de enero del 2017, pues se les ha dado un año a los bancos para adaptar sus sistemas a las nuevas exigencias.

Sin embargo, la norma ya está vigente y desde ya puedes tomar ciertas medidas para reducir tu deuda al máximo y aprovechar esta nueva reglamentación.

1. Siempre paga más del mínimo

Puedes confirmarlo mirando tu estado de cuenta. La mayor parte del pago mínimo está destinada al pago de intereses, de modo que si solo pagas ese monto, no estás haciendo casi nada por reducir tu deuda y esta seguirá creciendo.

No importa si no tienes dinero para pagar mucho más que tu mínimo, cualquier monto adicional (10, 20, 30 soles, lo que puedas) contribuirá a reducir tu deuda.

El nuevo reglamento determina que tus pagos adicionales al pago mínimo se distribuyan a las deudas más caras y se destinen a reducir el plazo de tu deuda y, por consiguiente, los intereses, pero si no amortizas ningún monto adicional, no podrás aprovechar este nuevo marco regulatorio. 

2. Trata de tener tu deuda revolvente en cero

Para las compras, la tarjeta de crédito te permite optar por el crédito revolvente o por dividirlocuotas. Si decides optar por la primera opción, en la que tus compras entran a una bolsa que todos los meses se divide en muchas cuotas y se cobran intereses por todo ese plazo, siempre debes pagar la totalidad de tu deuda cada mes. 

El nuevo reglamento determina que los excedentes del pago mínimo se destinen, primero, al pago de la deuda revolvente. Así, ese dinero se distribuirá, efectivamente, a reducir el resto de tus deudas más caras, pero solo si el saldo del revolvente está en cero.

3. Siempre compra a cuotas

Otra manera de tener el revolvente en cero y de reducir los intereses que te cobra el banco en tu tarjeta de crédito es siempre comprar en cuotas.

De esta manera, le estás poniendo un límite a tu banco sobre la cantidad de intereses que te puede aplicar.

Recuerda que los intereses se cargan por cada mes que vaya a durar la deuda. A mayor, plazo, te cobrarán más intereses desde el primer mes. Si a la hora de hacer tu compra eliges el plazo, le estás diciendo a tu banco que no divida tu compra en 24 o 36 cuotas, sino en dos o tres, y le defines claramente ese límite.

De esta manera también aprovechas el nuevo reglamento, pues este determina que los pagos mayores a dos cuotas futuras se considerarán PAGO ANTICIPADO (anota este concepto), el cual efectivamente reduce el monto de los intereses, comisiones y gastos.

4. Pídele a tu banco que todos tus pagos adicionales al mínimo sean considerados PAGO ANTICIPADO

El reglamento hace distinción entre dos tipos de pago que pueden causar confusión pues sus nombres son parecidos. Uno es el pago anticipado y, el otro, el adelanto de cuotas.

En el caso del pago anticipado, este obliga al banco a reducir los intereses, las comisiones y los gastos, en el caso de deuda revolvente, y reducir el número de cuotas (y los intereses) en el caso de compras en cuotas.

En el caso del adelanto de cuotas, solo se pagan antes de tiempo las siguientes cuotas que aún no han vencido, pero el banco te sigue cobrando la misma tasa de interés y cuenta las mismas cuotas de tu préstamo.

Aunque los bancos tienen hasta fines de este año para implementar los mecanismos que identifiquen de manera automática que estás haciendo un pago anticipado cuando depositas más de dos cuotas futuras, desde ya puedes comunicarle a tu banco, cada vez que haces un pago adicional a tu mínimo que se considere como PAGO ANTICIPADO para reducir tus cuotas y tus intereses. Eso sí, si tienes tu revolvente en cero.

5. Préstale atención a tu tarjeta y al mercado

¿Consideras que tu banco te cobra demasiados intereses por tu tarjeta? Puedes buscar una entidad financiera que te cobre menos por tu deuda y vendérsela. Solo así promueves la competencia entre estas empresas. 

¿Sientes que tu deuda está fuera de control? Conversa con tu banco u otra entidad y pide un préstamo para pagar esa tarjeta, que esté dividido claramente en cuotas. Una vez que la canceles, córtala. Volver a usarla solo hará que salgas de un problema para entrar a otro peor. 

Mira siempre cuánto de tu pago mínimo está conformado por intereses y cuánto por capital. Si más de la mitad va a los intereses, tienes que empezar a tomar acción, depositando sumas adicionales a tu pago mínimo siempre.