Abogados de Polanski en EEUU reclaman una investigación "justa e imparcial"

El equipo legal en Estados Unidos de Polanski abogó por una investigación que cierre el caso de abuso sexual de una menor en 1977, pero que sea "justa e imparcial".
Foto: EFE
El equipo legal en Estados Unidos del cineasta Romain Polanski abogó por una investigación que cierre el caso de abuso sexual de una menor en 1977, pero que sea "justa e imparcial" sin los vicios del sistema judicial del pasado, señalaron en un comunicado.

"La investigación puede y debe llevarse a cabo ahora por un tercero de forma justa y imparcial, incluso con una comisión nombrada por la oficina del Gobernador o del fiscal general, y los resultados deben hacerse públicos", dijo un comunicado de los abogados de Polanski en Estados Unidos, Douglas Dalton, Bart Dalton y Chad Hummel.

El equipo legal del cineasta reveló que defienden la realización de "una investigación exhaustiva de los hechos y circunstancias de este caso, incluyendo las razones por las cuales la solicitud específica de información formulada por los suizos no fue honrada", agregó el comunicado.

Tras casi un año en prisión y detención domiciliaria en Suiza, las autoridades helvéticas se negaron el lunes a extraditar a Estados Unidos al cineasta y lo dejaron en libertad, aunque la orden de detención internacional con fines de extradición de Interpol seguirá vigente hasta que Estados Unidos "decida retirarla".

Samantha Geimer, la mujer que tenía 13 años en 1977 cuando se vio envuelta en el escándalo de abuso sexual por parte de Polanski, volvió a pedir el martes a la justicia estadounidense que abandonen este caso.

"Ya basta. Este asunto debió haberse resuelto hace 33 años", dijo Geimer en una entrevista al diario Los Angeles Times, después que Suiza decidiera levantar las restricciones que pesaban sobre Polanski desde diciembre de 2009.

Polanski tuvo una relación sexual con Geimer en la casa de Jack Nicholson en 1977, hecho reconocido por el cineasta durante un proceso en Los Angeles, que centró la atención de la prensa de la época.

El director se fugó de Estados Unidos y no volvió a regresar al país ni cuando su película "El Piano" (2002) ganó el Oscar.

Pero el 26 de septiembre de 2009, Polanski, de 76 años, fue detenido a su llegada al Festival de Cine de Zurich en virtud de una orden internacional emitida por Estados Unidos.