AFP

El polémico desnudo del príncipe Enrique de Inglaterra generó más de 23 millones de dólares en publicidad gratuita para la “Ciudad del pecado”, Las Vegas, donde se tomaron las controvertidas fotografías.

Las imágenes del nieto de Isabel II fueron vistas por 154 millones de personas en todo el mundo, según reporta TMZ.com.

Funcionarios de Las Vegas están muy agradecidos con el joven ya que el escándalo de sus fotos nudistas de una fiesta resultó una gran publicidad para la ciudad.

La agencia dice que es incapaz de rastrear la cantidad de turismo que se ha generado debido a la publicidad. "Dios bendiga al príncipe Enrique. Él nos ayudó con un montón de dinero", señaló uno de los funcionarios.