Pedro Suárez Vértiz tiene 48 años. Desde hace 10 años se enfrenta al síndrome bulbar. Dejó de cantar y de hablar y ahora debe asumir una pérdida de equilibrio debido a la atrofia de sus músculos.

Sin embargo, no ha dejado de comunicarse con el mundo. A través de su teléfono conversa con su familia, amigos y colaboradores. Escribe semanalmente para la revista Somos y es un participante activo en las redes sociales.

No se rinde. La vida del cantautor nacional cambió radicalmente, pero él no se lamenta. Se acercó a Dios y, gracias a la colaboración de su mánager y su esposa, siempre tiene algo nuevo por hacer. “El desafío es ponerle fe a todo”, comenta durante una entrevista con la revista Somos.

El síndrome que padece continúa dañado algunas de sus funciones. Pero Pedro también es imparable y ahora trabaja en la producción del festival Cosquín Rock Perú, en la promoción de Pedro, el nuevo libro de Mávila Huertas, así como en el lanzamiento de su próximo cuento para niños.