Captura de pantalla

Cuando la temporada número 11 del reality de talentos American Idol comenzó, los jueces no se imaginaron tener una grata sorpresa entre los participantes. La joven hija del actor Jim Carrey, Jane Erin, sorprendió a los jueces con una audición envidiable.

Cantando a todo pulmón el tema de Bonnie Raitt, "Something to Talk About", Jane, de 24 años, quería probar su valía como cantante, sin recibir un tratamiento especial debido a su apellido.

"A mí me gusta. Me gustó el sonido de su voz", dijo Jennifer Lopez quien la recordó de inmediato. "Creo que necesitamos pensar en tu performance. Cierras los ojos demasiado”, le aconsejó la diva.

Tanto Lopez como los otros jueces, Steven Tyler y Randy Jackson, dieron una oportunidad a la joven, que lo primero que hizo fue llamar a su padre para contarle la buena noticia.

“Esto es maravilloso, es increíble. Oh Dios mío, estoy muy emocionado”, dijo al teléfono el recordado actor de “La Máscara”.