Jude Law indiferente: ex novia afirma que aún no conoce a su nueva hija

La ex modelo y aspirante a actriz Samantha Burke asegura que éste aún no se ha puesto en contacto con ella para interesarse por su hija.
Foto: Difusi
La ex modelo y aspirante a actriz Samantha Burke, que el pasado septiembre dio a luz a una niña fruto de su relación con el actor británico Jude Law, asegura que éste aún no se ha puesto en contacto con ella para interesarse por su hija.

Law se convirtió en padre por cuarta vez después de que hace cinco semanas Burke diera a luz a Sophia, fruto del idilio que la pareja mantuvo a finales de 2008, cuando coincidieron en Nueva York durante el rodaje de "Sherlock Holmes", que el actor protagoniza junto a Robert Downey Jr.

Sin embargo, Burke declara, en una entrevista que publica hoy la revista "Hello!", que en todo este tiempo el actor no ha mostrado ningún interés en conocer a su hija, cuya cara verá por primera vez a través de las fotos que publica el magazine.

La ex modelo espera que estas instantáneas logren enternecer al actor y consigan que comience a ejercer de padre con Sophia.

"Tiene la misma nariz y la misma boca que su padre. Una vez que la vea, ¿cómo podrá renegar de ella?", indica Burke.

Las reticencias de Law para hacerse cargo de Sophie no son una novedad, ya que el intérprete llegó hace unos meses a pedir una prueba de paternidad para certificar que, en efecto, el bebé que esperaba Burke era suyo.

Aunque el actor no ha hecho declaraciones al respecto, su representante comentó en verano que Law trataría de "ser un apoyo en la vida de la niña".

La ex modelo, por su parte, no pierde la esperanza y cree que una vez que Law disponga de más tiempo libre, todo será distinto.

"Es un gran padre con sus otros tres hijos -afirma Burke-. Sería genial que pudiéramos mantener una relación cordial. Sophia estará orgullosa de tenerle como padre".

Actualmente, Jude Law forma parte del reparto de la obra teatral Hamlet que, tras una exitosa andadura en el West End londinense, se representa ahora en el Broadway neoyorquino.

-EFE-