CBS

Julianna Margulies, protagonista de la serie "The Good Wife", está "muy satisfecha" con el rodaje de su segunda temporada y asegura que el público disfrutará con guiones "más oscuros y sofisticados".

"Estamos muy contentos con la segunda temporada. Ahora contamos con la confianza de la cadena y eso permite más libertad creativa", dijo Margulies durante una entrevista con Efe en Nueva York para promocionar esa serie que protagoniza junto a Chris Noth, Josh Charles y Christine Baranski, entre otros, y producida por la CBS.

La actriz, que en 2010 logró un Globo de Oro por su interpretación de la abogada Alicia Florrick y que este año cuenta con una nueva nominación a los prestigiosos galardones, destacó cómo esta nueva etapa ha permitido al equipo creativo dar pasos con plena confianza y preparar guiones "más oscuros y sofisticados que antes".

"Ya nadie en el equipo tiene miedo de hacer cosas diferentes y el resultado es magnífico. Hemos podido atraer a grandes actores para apariciones especiales", aseguró Margulies, que no quiso desvelar detalles de esa "oscuridad" y quien mostró su entusiasmo con la participación, por ejemplo, del actor Michael J. Fox.

Además, esta temporada se une al elenco de actores permanentes el británico Alan Cumming, quien ya había aparecido en la primera temporada de la serie con una presencia esporádica como Eli Gold, un enigmático y nada claro asesor del marido de Alicia.

Margulies, también conocida por su paso por la popular serie "ER" junto a George Clooney, por la que ganó un Emmy como mejor actriz de reparto en 1995, se ha puesto así de nuevo en la piel de la abogada Florrick en la segunda temporada de la serie, que ha logrado ya una audiencia de unos 13 millones de telespectadores de media en Estados Unidos.

El buen resultado de esta serie dramática ha sorprendido a muchos -incluida Margulies-, ya que últimamente este tipo de productos parecían destinados a triunfar en Estados Unidos solo en los canales por cable y no en la televisión generalista y en abierto, como es la CBS, que la emite en este país.

La actriz resaltó que "hacía tiempo que no había un drama sofisticado y con un toque intelectual, con guiones inteligentes, que acabara en la televisión en abierto, donde sólo había cabida para los CSI del mundo".

"No sé cuál es el secreto del éxito, pero, por lo que veo y escucho en la calle, la clave está en que a la gente le encanta meterse de lleno en la vida de una persona ajena una vez a la semana y desconectar de la realidad", indicó la actriz, que destacó además que la historia que narra sigue siendo "muy actual".

Margulies interpreta a una esposa ultrajada por su esposo, Chris Noth ("Sexo en Nueva York", "Ley y orden") que interpreta a un ex fiscal del estado, involucrado en un escándalo de prostitución y que con dos hijos adolescentes tiene que abrirse camino retomando su apartada carrera como abogada.

"Ésa es quizás la mayor diferencia con el personaje al que interpreto: yo jamás habría renunciado a mi carrera para favorecer la de mi esposo", explicó la actriz sobre un personaje que le ha traído numerosos regalos, como una nominación a los Emmy en 2010, la primera a esos premios que tenía desde 2000.

Según detalló la intérprete, "la realidad de las madres trabajadoras, de una mujer trabajadora, es algo en lo que todo el mundo puede sentirse identificado de una manera u otra, y era algo que la televisión no celebraba hacía mucho tiempo".

En esta temporada, Alicia Florrick continúa debatiéndose entre su marido, Peter Florrick y su jefe, Will Gardner, abogado y copropietario del bufete en el que trabaja al que da vida Josh Charles, mientras se asienta profesionalmente entre dificultades.

Mientras Margulies espera a saber si este año esa interpretación le hace repetir premio en los Globos de Oro, que entregará la Asociación de la Prensa Extranjera de Hollywood (HFPA) el 16 de enero, la actriz asegura que, premios aparte, vive uno de los mejores momentos de su vida.

La actriz destacó que trabaja en una serie de éxito dentro y fuera de EE.UU. sin que se haya visto obligada a renunciar a la experiencia de ser madre y esposa, lo que -dijo- le permite disfrutar de su trabajo, sobre todo, porque el rodaje de la serie (ambientada en Chicago) se realiza en Nueva York, donde reside. EFE