Tras su sorpresivo matrimonio con el actor Nick Cannon, la cantante estadounidense ha decidido comprar una lujosa mansión en Los Ángeles, para mudarse con su esposo y criar ahí a sus hijos.

Como para la diva no hay límites, ella ha puesto sus ojos en una lujosa residencia construida por el multimillonario David Saperstein, cuyo valor supera los 125 millones de dólares.

Así, la artista se convertiría en vecina de celebridades como Tom Cruise, Katie Holmes, Julia Roberts y el dúo Brangelina.

Por estos días, fuentes cercanas comentaron que la pareja espera firmar en contrato de pre-venta para mudarse y proceder a la formación de su familia.

Mariah, quien está sometida a una tratamiento de fertilidad desde hace varios meses, finalmente podría cumplir el sueño de convertirse en madre por primera vez.