/ EFE

El príncipe Carlos de Inglaterra y su esposa, la duquesa Camila, aceptaron el reto que le impuso la BBC y se convirtieron en los encargados de pronosticar el tiempo.

El peculiar momento se dio cuando la pareja visitó los estudios de la cadena de televisión en la ciudad escocesa de Glasgow.

La presentadora Sally Magnusson le dio el pase al príncipe, que leyó el reporte meteorológico del mediodía con su propio estilo. Luego hizo lo propio su esposa.