AFP

El príncipe Enrique está pasándola muy mal luego que se publicaran fotos de él desnudo durante una fiesta en Las Vegas. La vergüenza que siente por el escándalo podría impedir que asista a la ceremonia de inauguración de los Juegos Paralímpicos de esta semana como estaba previsto.

"Él siente que se ha defraudado a sí mismo y está muy decepcionado con el hecho", afirma una fuente al Sunday Times de Inglaterra.

Mientras tanto, Rosa Monckton, un amigo íntimo de la difunta madre de Enrique, Diana, indicó que el joven de 27 años tiene todo el derecho de divertirse como quiera.

"Tiene absolutamente derecho a una vida privada. Él tiene un trabajo a tiempo completo, y es un miembro activo de las fuerzas armadas. Todos ellos necesitan soltarse el pelo", sostuvo a la revista People.

Aunque Monckton reconoce que Enrique es "culpable de una falta de juicio", asegura que los errores son parte de la juventud.