Foto: Difusi
Los productores de los próximos premios Grammy deberían tomar en cuenta las dotes histriónicas del príncipe Harry (Enrique).  

Y es que el joven de 25 años de edad, quien ya tiene una fuerte reputación por concurrir a discotecas nocturnas en Londres, demostró que practicar tanto baile no se ha echado a perder.  

Durante la ceremonia benéfica para las víctimas del terremoto en Haití, celebrada en Barbados, el príncipe de Inglaterra realizó el baile Calypso para reunir US$2,500 de parte de los presentes, según informó la cadena BBC.  

Harry movió sus caderas al mejor estilo de Shakira.

Vale recalcar que Harry se encontraba en dicha isla para jugar un partido benéfico de polo, realizado por su grupo de caridad Sentebale, que ayuda a los niños de Lesotho, en África, y que recolectó, tras dicha contienda, un millón de dólares.