AFP

Aunque hace algunos meses podríamos meter las manos en el fuego al asegurar que la actriz Renee Zellweger había pasado por el quirófano para retocar su rostro, hoy debemos darle la razón.

Renee cautivó a todos al desfilar por la alfombra roja de la One Starry Night From Broadway to Hollywood de la ALS Association, en Pasadena, California.

La estrella de 45 años estaba ataviada en un vestido tipo jersey color blanco metálico. Complementó su look con tacones altos y llevó el cabello recogido y un maquillaje al natural.

Para la cita, la acompañó su amado, el músico Doyle Bramhall.

Esta aparición llega seis meses después de que la ganadora de un Oscar asistiera al evento Elle Women in Hollywood Awards, donde lució un rostro casi irreconocible libre de arrugas, al punto de que muchos se preguntaban si realmente era ella. Las acusaciones de que se sometió a una cirugía plástica no se hicieron esperar en aquella oportunidad.

Pero a Zellweger no le importaron las críticas. Está feliz junto a Bramhall. “Se encuentra contenta y tiene una nueva vida”, declaró una fuente vía Us Weekly.

Sepa más: