Internet

Dos años después que Chris Brown golpease a su ex novia, Rihanna, volverán a encontrarse en la antesala de los Grammy el domingo.

El hecho que coincidan en un mismo lugar es incómodo para ambos, ya que existe una orden judicial que obliga a Brown a mantenerse a  una distancia mínima de 45 metros de Rihanna.

Sin embargo, en la ceremonia del domingo, la ex pareja podrá estar a nueve metros de distancia, ya que en eventos organizados por la industria musical no deben estar más cerca.

El abogado de Rihanna, Donald Etra, dijo que a ella le gustaría que la orden se modificara para que pudiesen estar más cerca sin arriesgar la libertad condicional de Brown. Pero señaló que no se habían tomado acciones para pedir una nueva orden del juez.

Etra explicó que la cantante ha dejado el incidente en el pasado: "A Rihanna le va muy bien", dijo. "Ella verdaderamente espera que a Chris le esté yendo bien", consigna el portal emol.com.