Roger Waters | Fuente: Archivo

Roger Waters se presentó este sábado en la ciudad de Curitiba, y como ha hecho a lo largo de su gira por Brasil, se pronunció contra el candidato presidencial Jair Bolsonaro, favorito para las elecciones que se celebran este domingo.

"Esta es la última oportunidad para resistir al fascismo. Él no", se leyó en las pantallas del estadio Antonio Couto Pereira durante el intervalo del concierto que ofreció el exintegrante de Pink Floyd- que llegará al Perú para ofrecer un show en noviembre- en la ciudad de Curitiba, en el sur del país.

El mensaje fue proyectado pocos minutos antes de que venciera el plazo para la propaganda política y, como en los otros conciertos que el músico británico ofreció en el país durante las últimas dos semanas, el público reflejó la polarización que vive el país y se dividió entre aplausos y abucheos.

Bolsonaro, un capitán de la reserva del Ejército nostálgico de la última dictadura (1964-1985) y conocido por declaraciones tildadas de machistas, racistas y homófobas, es el favorito en las elecciones que se celebran en todo el país.


Su adversario es el progresista Fernando Haddad, candidato del Partido de los Trabajadores (PT) y quien hace poco más de un mes fue elegido para sustituir como abanderado de esa formación a Luiz Inácio Lula da Silva, preso desde abril pasado en la misma Curitiba y condenado a doce años por corrupción.

Según las últimas encuestas, difundidas este sábado, Bolsonaro tiene una clara ventaja y sería elegido presidente con una votación que oscilará entre el 54 % y el 56,8 %. Sin embargo, los mismos sondeos han mostrado en las últimas dos semanas un crecimiento sostenido de las posibilidades de Haddad, a quien los sondeos de este sábado le atribuían una intención de voto que varía entre 46 % y 43 %.

Roger Waters, que en su gira mundial ha hecho críticas a políticos del mundo que considera fascistas, pronunció un discurso en el que pidió al público resistir ante quienes defienden el antisemitismo, la destrucción del medio ambiente y la tortura, entre otros.
EFE

¿Qué opinas?