El líder de la legendaria banda de rock Aerosmith, Steven Tyler, fue el encargado de entonar el himno de Estados Unidos durante  el partido de la NFL, lo que se convierte en todo un sueño para todo artista, sin embargo, para él fue casi una pesadilla.

Rodeado de miles de personas y con el estadio de los New England Patriots repleto, pues ellos se jugaban el pase a la final de la Superbowl con los Baltimore Ravens, a los que derrotaron, el cantante subió al escenario para interpretar "The Star-Spangled Banner".

Según publica Elmundo.es, con una voz bastante deteriorada, Tyler empezó a cantar a capella el tema, añadiendo sus clásicos gritos como suele hacerlo en canciones como "Cryin"" o "Crazy" y fue elevando el tono cada vez más hasta que su garganta no pudo más y quedó sin voz.

Entre abucheos, el cantante prosiguió hasta que se confundió en uno de los versos finales, haciendo recordar la participación de Christina Aguilera, quien tuvo el mismo problema en el 2010.