Champions League
Griezmann fue expulsado, mientras que Zlatan sí pudo terminar el encuentro. | Fuente: Captura ESPN

El fútbol está lleno de polémicas y, esta vez, la tercera fecha de la fase de grupos de la Champions League no fue la excepción. Resulta que, en dos partidos distintos, se vivió una situación similar que, por el diferente criterio, en un encuentro terminó en roja y, en otro, en amarilla. 

Te explicamos. En Madrid, a los 55' del encuentro entre el Atlético y el Liverpool, Antoine Griezmann se fue expulsado tras recibir roja directa por un planchazo en el cuello a Roberto Firmino. En paralelo, por el mismo grupo, en Oporto, el AC Milan visitaba al Porto. 

Treinta minutos después de la expulsión del francés en España, a los 86' del duelo en Portugal, se vivió una acción casi idéntica. Esta vez, fue Zlatan Ibrahimovic quien impactó el toperol sobre Chancel Mbemba, defensa del equipo portugués. 

A diferencia de lo sucedido en el partido en el Wanda Metropolitano, Felix Brych, árbitro del encuentro en el Estadio Del Dragón, solo amonestó al sueco con una tarjeta amarilla. En redes sociales, por supuesto, la polémica se armó casi de inmediato.

 

Compacto de ambas infracciones. | Fuente: ESPN

El partido

Finalmente, el AC Milan de Stefano Pioli no pudo en su visita a Portugal y cayó por 1-0, tras un gol de Luis Diaz a los 66 minutos. De esta manera, suma tres derrotas: 3-2 ante el Liverpool, 2-1 ante el Atlético de Madrid y, ahora, por la mínima ante el FC Porto.

Con este resultado, el cuadro italiano se ubica último del Grupo B sin haber podido sumar en las tres fechas de la Fase de Grupos. Por su parte, el Porto es penúltimo con cuatro unidades. El Atlético de Madrid tiene el mismo puntaje, pero es segundo por mejor diferencia de goles. El líder del grupo es el Liverpool.

 

Podcast RPP

Espacio Vital

Elmer Huerta tendrá letra de médico, pero te habla en sencillo. A través de este podcast, el doctor Huerta, asesor médico de RPP, aborda de manera sencilla temas médicos y científicos de actualidad. Con un lenguaje amigable y fácil de entender, pero, sobre todo, con el sustento profesional que le da la experiencia en el campo de la medicina, él se convertirá en tu médico de cabecera.