El Liverpool se convirtió este miércoles en el cuarto equipo inglés en clasificarse para los cuartos de final de la Champions League luego de ganar por 3-1 de visitante al Bayern Munich en el Allianz Arena (0-0 en la ida).

El senegalés Sadio Mané adelantó a los 'reds' (26’), aunque un gol de Joel Matip en propia (39’) alentó la esperanza bávara, hasta que el holandés Virgil van Dijk de poderoso cabezazo (69’) y de nuevo Mané (84) sellaron el pase entre los ocho mejores de Europa para el Liverpool, que se une a Manchester City, Tottenham y Manchester United, los otros equipos ingleses que siguen vivos en la competición.

El Liverpool, vigente subcampeón y con cinco 'Champions' en su haber, deja así en la cuneta al equipo de Niko Kovac, que también suma cinco 'Orejonas', y al que le queda esta temporada el consuelo de buscar el título de la Bundesliga, en la que ocupa el primer puesto, y la Copa alemana, en la que está en cuartos de final. AFP


El equipo bávaro llega a su primer gran reto de la temporada europea, el partido de vuelta de octavos de final de la Champions League en su propio estadio tras haber empatado sin goles en la ida en Anfield Road.

Cuando se conoció el emparejamiento de octavos, el estado de forma del Bayern hacía temer lo peor frente a los dirigidos por Jürgen Klopp.

Inmediatamente antes de la ida, el entrenador del Bayern, Niko Kovac, dijo que el principal problema de su equipo era que estaba encajando "muchos goles baratos".

Justamente el duelo en Anfield Road revertió esa tendencia con una mejor actitud defensiva, liderado por Javi Martínez que desde ese compromiso ha recuperado su titularidad en el centro del campo.

Desde entonces, el Bayern ha conquistado el liderato de la Bundesliga en donde había tenido al Borussia Dortmund desde finales de septiembre. En los últimos dos partidos el equipo ha marcado 11 goles -cinco al Borussia Mönchengladbach a domicilio y seis en casa al Wolfsburgo- y ha encajado sólo uno.

Las discusiones sobre Kovac y sobre la planificación de la plantilla han cesado, al menos de momento, y el Bayern llega al duelo lleno de confianza con la consciencia de que el 0-0 de la ida implica cierto peligro pero sabiendo también que una victoria en casa, por cualquier marcador, represente el pase a cuartos.

Naturalmente, buena parte de las esperanzas ofensivas del Bayern están depositadas en Robert Lewadowski, que ha marcado ocho goles en los siete partidos disputados hasta ahora en la Champions League.


¿Qué opinas?