El Allianz Arena dijo adiós a una época, la liderada por el holandés Arjen Robben y el francés Franck Ribéry, que se despidieron de su periplo en el Bayern Munich con la consecución del séptimo título consecutivo de la Bundesliga, gracias a la goleada por 5-1 ante el Eintracht Francfort que le permitió ignorar lo que ocurrió en los otros estadios.

Fue el título más emotivo de los últimos años para el Bayern. No solo por la tensión de resolver la Bundesliga en la última jornada sino también por la despedida de dos jugadores que han marcado la última década y que lograron cada uno un gol el día de su adiós.

El francés Franck Ribery y el holandés Arjen Robben -en su despedida de la Allianz Arena- marcaron el cuarto y el quinto gol del Bayern.

Los otros tantos los anotaron el galo Kingsley Coman, el austríaco David Alaba y el portugués Renato Sanches mientras que por el Eintracht el francés Sebastian Haller logró el único gol.

El público en la Allianz Arena coreo cánticos de apoyo al entrenador Niko Kovak cuyo futuro, pese a que todavía tiene posibilidades de ganar el doblete, no está decidido.


Bayern Munich
¿Qué opinas?