Premier League
José Mourinho. | Fuente: AFP

Este lunes Tottenham Hotspur venció por 1-0 a Everton por la Premier League en un partido clave si planea meterse en zona de clasificación para torneos internacionales y que tuvo un incidente bastante polémico por parte de los jugadores 'spurs'.

El hecho lo protagonizaron dos jugadores del equipo local: el arquero Hugo Lloris y el delantero Heung-Min Son, quienes tuvieron una gresca y casi se van a los golpes al término del primer tiempo. 

Ambos jugadores 'spurs' tuvieron que ser separados por otros de sus compañeros ya que continuaban increpándose cosas violentamente. Por su parte, José Mourinho, entrenador del equipo, tuvo otra visión del asunto.

Una vez terminado el compromiso el entrenador fue consultado por la prensa acerca de este episodio y, para sorpresa de todos, los felicitó públicamente y asumió la responsabilidad.

"Fue hermoso, probablemente fue consecuencia de nuestras charlas. Si quieren culpar a alguien por eso, soy yo", aseguró 'Mou'. Asimismo, reveló que ha tenido comentarios duros hacia ellos.

"Critiqué a mis chicos porque ellos no son, en mi opinión, suficientemente críticos con ellos mismos. Les pedí que sean más exigentes con ellos mismos y con el resto del equipo, que saquen esa presión y ese espíritu que deben tener", finalizó el estratega portugués.