El delantero Kylian Mbappé visitó este miércoles, por primera vez desde que Francia se proclamara en julio campeona del Mundo, su ciudad natal de Bondy, situada en los suburbios más deprimidos de París y donde fue elevado a la categoría de ciudadano de honor.

"¡Creed en vuestros sueños! Espero que un día alguno de nosotros esté en mi lugar y entonces vendré yo a aquí para aclamarlo", exclamó el delantero de 19 del PSG a los miles de jóvenes mientras coreaban su nombre.

"Volver aquí como campeón del Mundo es el mejor regalo que podía hacerme", comentó Mbappé en el césped del estadio del AS Bondy, club local en donde el jugador de orígenes argelino-cameruneses dio sus primeros pasos con el esférico.

Visiblemente emocionado, Mbappé se vio obligado a detener su intervención en repetidas ocasiones, lo que no le hizo perder la sonrisa de su rostro.

¿Qué opinas?