Luis Enrique ha sido presentado este jueves como nuevo seleccionador español. | Fuente: EFE

Luis Enrique manifestó en su presentación como nuevo DT de España que no es su intención revolucionar las cosas, pero si buscar una evolución en el equipo nacional después de los resultados amargos conseguidos en Rusia 2018.

La mala campaña. "La palabra fracaso es tan fea... parece que ni lo has intentado. Es cierto que los resultados no han sido muy buenos. Veníamos de haber sido campeones de todo, estábamos todos muy orgullosos, y es algo que debemos a esa Selección y a esos jugadores. Nos han hecho ser por unos años los mejores. Hablaría de decepciones, de momentos delicados", declaró.

Cambios en el equipo. "Ojalá eso no nos pase, pero pienso que hay muchas cosas que mejorar. No va a haber una revolución, es una palabra que no me gusta, sí que tiene que haber una evolución. Va a haber cambios, pero no por la edad, me da igual. Viene gente por detrás a la que vamos a dar confianza y habrá un poco de todo. Vamos a intentar ser lo más justos posibles con lo que yo soy, el entrenador de todos los jugadores españoles", anticipó el exDT del Barcelona.

Mejorar siempre. Asimismo, Luis Enrique mostró respeto por lo hecho anteriormente, aunque cree que hay lugar para modificaciones: "La fase en el fútbol más difícil es la de finalización cuando un equipo se repliega y no hay espacios. En esa fase nos hemos visto en este Mundial y creo que nos veremos en los futuros partidos. Hay muchos aspectos que se pueden mejorar".

Mantendrá el estilo. "Vamos a seguir con el mismo estilo, que no haya dudas con eso. Ser protagonistas con el balón, hay que reforzar el perfil del jugador español, pero darle matices. Hay que mejorar la presión tras pérdida, hay que defender mejor, tener más profundidad, generar más ocasiones de gol. Al final quiero lo mismo que Julen o que Fernando. La Selección se debe parecer lo más posible a un equipo, aunque sé que es difícil porque solo les voy a tener una semana al mes", dijo.

Recambio generacional. Los jóvenes pueden ser importantes: "Es evidente que los jóvenes tienen muchas cosas que aportar y deben demostrar mucho para ser partícipes y adelantar a los que tienen más cosas demostradas. Pero enfocaré cada caso de manera individual. Si uno rinde con treinta y cuatro años ojalá rinda hasta los cuarenta y cuatro. Pero sí, me encanta confiar en los jóvenes".

No es anti-Madrid. Por otro lado, Luis Enrique aseguró no ir en contra de nadie: "Sé que significa entrenar a alto nivel, que cada uno tenga una opinión de ti a veces acertada y a veces errónea. No soy anti-nada, soy el seleccionador de todos los jugadores españoles y es un gran orgullo para mí. Me interesa representar de la mejor manera al fútbol español y conquistar éxitos. Con la edad que tengo en pocas cosas hay que ser anti e intentaré disfrutar de esta experiencia".

Relación con la prensa. El exfutbolista espera no tener problemas con la prensa: "De la misma manera en la que soy hoy lo seré mañana y pasado. Soy cercano, intento reflejar el sentimiento que tengo antes o después de un partido. Seguramente no seré el más simpático, no creo que tenga que serlo. Fuera de las cámaras lo soy, o así lo ven mis amigos. Voy a hacer mi trabajo de la mejor manera posible, lo más profesional que pueda. Espero y deseo que la relación sea lo mejor posible".

(Con información de EFE)

¿Qué opinas?