El Mercado de Fichajes sigue generando sorpresa en esta temporada. | Fuente: AC Milan / AFP

El mercado de fichajes ha mostrado una novedad en los últimos años y se ha vuelto más evidente en esta temporada: los clubes ahora gestionan prestamos de jugadores con obligación de compra.

¿Una prueba? Kylian Mbappé y su llegada al PSG procedente del Mónaco en agosto de 2017. El club parisino tuvo que recurrir a esta modalidad para sortear la norma de la FIFA que vela por el fair play financiero. El atacante francés fue traspasado en calidad de cedido a su nuevo equipo, pero con la obligación de pagarle al Mónaco 150 millones de euros más otros 30 millones de variables este 2018.

Y efectivamente ese pago se terminó concretando hace algunas semanas. De esta forma el PSG logró tener una balanza equilibrada entre ingresos y gastos para evitar sanciones de la UEFA (también había fichado a Neymar por 222 millones de euros), además que pudo disfrutar del talento del joven francés en la temporada que pasó.

Esta temporada ocurrió algo similar con Gonzalo Higuaín y su paso al Milán. Juventus tuvo que invertir poco más de 100 millones de euros para contar con los servicios de Cristiano Ronaldo, un fichaje que los obligó a desprenderse de una de sus figuras para no complicarse con el fair play financiero.

Gonzalo Higuaín fue fichado por el Milán en una cesión de un año a cambio de 18 millones de euros, aunque con opción de compra por 36 millones. El Inter de Milan planea emplear la misma modalidad para quedarse con Luka Modric, debido a que es prácticamente imposible que asuma los 750 millones de euros que pide el Real Madrid por su carta pase.

Paulinho también dejó el Barcelona para regresar al Guangzhou Evergrande. El elenco catalán cedió al brasileño, pero con una opción de compra obligatoria que se hará efectiva en los próximos meses, en plazos aún por definir. La operación se cerró en unos 50 millones de euros.

¿Qué opinas?