El centrocampista del Real Madrid Brahim. | Fuente: EFE

El Real Betis conquistó por segundo año consecutivo el estadio Santiago Bernabéu, con la reivindicación de un estilo defendido hasta el final por Quique Setién (0-2), ante un Real Madrid sin orgullo, que cerró de la peor manera posible una temporada repleta de decepción en un fin de ciclo.

Punto y final al calvario madridista con indolencia. El Real Madrid cerró una campaña mediocre, lejos del nivel esperado, poniendo de nuevo a prueba la eterna paciencia de una afición que acudió a despedir a jugadores que han marcado el éxito reciente en un ciclo glorioso. Lo pudo hacer con cariño a Keylor Navas y no vio ni calentar a Gareth Bale.

Zidane ya piensa más en el futuro que en un presente con sabor a pasado desde hace meses. Más allá de permitir despedirse en el campo a Keylor Navas o Marcos Llorente, acabó su banco de pruebas juntando un triplete rebosante de juventud. Vinicius y Brahim, 18 y 19 años, junto a Benzema, tres de los que se han ganado seguir el próximo curso.

Nada ilusiona a unos jugadores destinados a luchar por títulos que se han dejado llevar desde que perdieron todo en una semana nefasta de marzo. Lo ocurrido desde entonces fue un castigo que se hizo eterno. Se acababa ante un Real Betis que mostró su identidad hasta el final, dueño de la pelota y con gusto por el juego de toque. El legado de Setién pase lo que pase con su puesto.

El Betis fue un equipo, el Real Madrid individualidades. Gestos de calidad y carreras eléctricas de Vinicius, nunca acompañadas de remates de peligro y Keylor salvando hasta el último día. Su futuro pasa por su ficha. Si algún equipo la paga se marchará. Por eso, todo tuvo sabor a despedida desde el inicio del partido con el cántico con su nombre desde un fondo y toda la ovación del Bernabéu. EFE

El Real Madrid cierra una mala temporada, sin grandes títulos y con la única conquista del Mundial de Clubes, en el fin de un ciclo glorioso en el que logró cuatro de las cinco últimas Liga de Campeones y el adiós de jugadores como Gareth Bale, ante un Real Betis con Quique Setién cuestionado.

Muchas situaciones están por resolverse pero el último partido de la temporada se presenta como el adiós al Real Madrid de futbolistas que se marchan tras grandes gestas como Keylor Navas o Gareth Bale, más un puñado de jugadores que buscarán triunfar lejos de la casa blanca: Marcos Llorente, Dani Ceballos, Mariano o Jesús Vallejo y posiblemente Lucas Vázquez y Nacho Fernández.

Unos podrán despedirse en el terreno de juego y otros lo tendrán que hacer desde la grada. No estarán disponibles por sanción Jesús Vallejo y Casemiro; por lesión Álvaro Odriozola, Mariano ni un Sergio Ramos que esperaba regresar para el cierre de un mal curso, pero no tuvo la evolución esperada en su sóleo izquierdo.

¿Cómo llega el Real Madrid?

En un final de temporada con mala imagen de visitante, el equipo de Zidane ha lavado su cara en el Santiago Bernabéu donde por orgullo ganó todos sus partidos desde el regreso del técnico francés. Buscará un triunfo final ante su afición, disgustada por el bajo rendimiento, que tendrá que apartar las quejas a jugadores señalados para despedirlos como merece su rendimiento de los últimos años. Bale, silbado en sus últimas apariciones, tendrá la oportunidad de despedirse desde el césped tras ser descartado en los dos últimos partidos.

Se espera que, aunque Zidane no confirma la situación de la portería y la salida del club de Keylor, entregue la titularidad al costarricense por lo que pueda pasar. En defensa buscará estabilidad con el regreso de Varane y Fede Valverde es el favorito para ser el ancla del equipo.

En ataque aparecen numerosas opciones para el técnico, con Vinicius alicaído tras quedarse fuera de la Copa América, la última oportunidad para Bale y Marco Asensio, Isco, Lucas Vázquez o Brahim esperando minutos. En punta Benzema busca dos goles que le permitan igualar el mejor registro goleador de su carrera.

Asì llega el Betis

El Betis acude al Bernabéu inmerso en pleno debate sobre la continuidad de su técnico, Quique Setién, tras una temporada marcada por su eliminación en dieciseisavos de la Liga Europa ante el Rennes francés y en las semifinales de Copa del Rey frente al Valencia; y la no consecución del objetivo europeo.


Décimo clasificado con 47 puntos, poco más le resta al conjunto bético en esta temporada que terminarla con una buena imagen tras su última victoria casera ante el Huesca y reivindicar con ello la idea de juego de su entrenador, quien también querrá hacer lo propio en un escenario que siempre puntúa. EFE

¿Qué opinas?