SUPERLIGA EUROPEA
Una estatua llamada United Trinity se encuentra fuera del estadio Old Trafford del Manchester United en Manchester, | Fuente: AFP | Fotógrafo: PAUL ELLIS

“El problema fundamental es que los ricos siempre aspiran a ser más poderosos y sin considerar las consecuencias que eso produce”. Ese fue el contundente mensaje de Marcelo Bielsa tras la creación de la Superliga europea. Quizá esa sea la razón por la que, después de ser seleccionador de Argentina, no volvió a involucrarse con otro grande. Aunque muchos dirán que es por falta de oportunidades o miedo al fracaso, pero ese es otro punto. La discusión está enfocada en identificar si la Superliga es la única salida a la crisis que afronta todo ámbito con la pandemia, donde el fútbol, no es intocable.

Y es aquí donde volveré a tomar la frase de Bielsa “los ricos siempre aspiran a ser más poderosos”. Los doce clubes que integrarían la Superliga buscan incrementar sus ingresos y no se les pasa por la cabeza reducir sus gastos. Es decir, la Superliga -un torneo donde el presidente de la misma es juez y parte- les permitirá seguir pagando cifras exorbitantes en una coyuntura que te empuja a no hacerlo. Están cansados de recibir 140 millones por temporada, quieren más de 400. Si la Superliga es un pretexto para transparentar montos, bien. Si es para meter presión en busca de equidad, bien. Si es porque de verdad quieren que se cristalice, no va. En la ‘pecheada, FIFA todavía tiene la sartén por el mango.

Muchas historias lindas en el fútbol han surgido a partir del triunfo del más chico sobre el más grande. Del pobre sobre el rico. Del desconocido sobre el popular. El fútbol también es de los Leicester, de los Porto, de los Ajax, de los Napoli. El fútbol es de la gente.

Superliga Europea
Los presidente de los 12 clubes fundadores de la Superliga Europea | Fuente: AFP

NUESTRO PODCAST

Maradona: La mano de Dios y el gol del siglo

Diego Armando Maradona dejó su impronta para siempre en dos jugadas que pasaron a la historia del fútbol hace 34 años frente a Inglaterra: el gol del siglo y la mano de Dios.