Diez.com

Los jugadores de la selección Sub-20 hondureña no terminaban de bajarse del avión cuando lo primero que hicieron fue despojarse de su uniforme oficial, esto por pedido de las autoridades de la Federación de Fútbol de Honduras (FENAFUTH).

Esto sucedió en Tegucigalpa luego del fracaso del seleccionado juvenil en la etapa de grupos del Mundial Sub-20, donde ganaron a Uzbekistán, pero cayeron goleados ante Fiji y Alemania.

La plantilla venía vestida con sus uniformes de concentración, pero inmediatamente miembros de FENAFUTH solicitaron quitársela y los jugadores tuvieron que ir a los baños del aeropuerto en un acto penoso.