Cómo le fue a la selección peruana en el debut con DT´s extranjeros

El debut de los últimos técnicos extranjeros en Perú fue auspicioso, aunque al final no se logró la clasificación y salieron por la puerta falsa con una mochila pesada de críticas.
Muchos dicen que Perú no tuvo suerte en escoger a sus seleccionadores extranjeros, que solo vinieron a llenarse los bolsillos con la ilusión de los peruanos y hasta el Congreso de la República decidió investigar cuánto ganaban.

Empecemos con el Francisco "Pacho" Maturana, llegó con buen cartel por la temporada que tuvo con la selección colombiana con el "Pibe" Valderrama, Rincón y Asprilla en las Eliminatorias, donde se dieron el lujo de golear a Argentina 5-0 en su cancha en 1993.

A Perú llegó con la frase "Tengo un sueño". En su debut venció por 2-1 a Eslovaquia en Lima en un partido para el bostezo colectivo. Luego,  fue despertando a la realidad con los desastrosos resultados del conjunto nacional en las Eliminatorias y no terminó la primera ronda.

Luego llego Paulo Autuori, tras una gran campaña con Alianza Lima donde ganó el Torneo Apertura del 2001, luego se fue al Botafogo para regresar en el 2002 a Perú para sacar Campeón Nacional a Sporting Cristal en el 2002.

Eso le valió para ponerse el buzo nacional en el 2003, con la aceptación de casi todos los peruanos, con mucha expectativa porque en su debut goleó 5-1 a Haití en el estadio de Matute y permitía soñar ante un rival débil.

Sin embargo, en el rigor de las Eliminatorias y la Copa América no tuvo fortuna, empezaron las críticas sobre un "ahijado" en la selección y su jugoso salario como entrenador nacional, llegando hasta el Congreso de la República que lo citó pero éste renunció y se fue a su país.

Dos triunfos en el debut de los dos últimos entrenadores extranjeros. En esta ocasión sería mejor ver más que un triunfo un buen desempeño de los convocados, que el "Mago" encuentre su once entre los que llamó y los refuerce con los que hoy están lesionados. Pisemos suelo, partimos como últimos, avancemos de a pocos.