Twitter @HernandezS90/Youtube SportChavelines

La Copa Perú deja de ser la fiesta del pueblo cuando la violencia entra al campo. Lamentablemente eso pasó en el choque entre ADA y Sport Chavelines que se desarrolló en Jaén, Cajamarca.

La barbarie comenzó cuando el árbitro Julio Gática validó un gol del ADA luego de anularlo previamente, eso generó el reclamo de la gente de Chavelines y ahí la gente tomó partido metiéndose al campo para agredir a los jugadores del cuadro rival.

Diez hinchas del ADA, con correa en mano, rompieron las barreras de seguridad del estadio Víctor Segura y los jugadores de Chavelines tuvieron que ir corriendo al camarín mientras recibían piedras y palos de los demás fanáticos que motivados por la ira ingresaron al terreno.

Los jugadores Jair Ruiz y Jhosimar Pacheco fueron retirados en ambulancia junto a un miembro de la utilería de los Chavelines luego de recibir una brutal paliza. El partido se suspendió a los 85 minutos por invasión de los hinchas al terreno de juego.