Paolo Guerrero abrió el camino de la victoria del Hamburgo, al marcar a los 23 minutos de juego. A base de potencia el peruano aprovechó un pelotazo largo para ilusionar a los hinchas, que se fueron contentos con el resultado final de 2-0.