AFP

El uruguayo Luis Suárez y el colombiano James Rodríguez, con traspases superiores a los ochenta millones de euros cada uno, han sido las operaciones más cuantiosas de un mercado agitado que ha plagado de nuevos reclamos a la llamada "liga de las estrellas", el fútbol español.

No obstante, y pesar de que las plantillas ya están perfiladas ante el inminente arranque competitivo, aún se esperan algunos movimientos antes del 31 de agosto, fecha tope para el cierre del mercado. El futuro del argentino Ángel Di María o del alemán Sami Khedira podría estar fuera de la Liga BBVA.

Como cada curso, el Real Madrid y el Barcelona han acaparado los grandes vaivenes del verano. No han reparado en gastos tampoco en esta ocasión. Y ambos lideran la adquisición de refuerzos en cuanto a desembolso, nombres o potencial en una nueva demostración de fuerza.

La condición de campeón del Atlético de Madrid ha alborotado también la fisonomía de su plantilla. Notables salidas y también llamativas entradas en el grupo del argentino Diego Pablo Simeone que, no obstante, ha conservado el esqueleto de su equipo.

En cualquier caso, Luis Suárez y James Rodríguez encabezan la relación de incorporaciones que van a dar una nueva pinta al curso venidero.

No fueron, en ningún caso, "culebrones" al uso. Operaciones largas con tiras y aflojas de los que se habla a lo largo del período de fichajes. El Barcelona dio oficialidad a la contratación del uruguayo antes del final del Mundial. En cuanto la selección sudamericana fue apeada de Brasil 2014 y en plena vorágine por la sanción que la FIFA ejerció sobre el delantero por morder a Giorgio Chielini en el partido de Uruguay contra Italia.

El Real Madrid tampoco tardó en hacerse con los servicios de James Rodríguez. Un fuerte desembolso -80 millones de euros- fue el convincente argumento empleado por Florentino Pérez para sacar al colombiano del Mónaco. La revelación y el máximo goleador del Mundial fue presentado días después. Y aún tuvo tiempo de agotar sus vacaciones.

Luis Suárez y James lideran la relación de incorporaciones de sus respectivos equipos. Pero no han sido las únicas ni para el Real Madrid ni para el Barcelona.

El cuadro blanco, además, fichó al meta costarricense Keylor Navas y al alemán del Bayern Múnich Toni Kroos. La adquisición del centrocampista campeón del Mundo es considerada como uno de los grandes chollos del verano.

El Barcelona ha dado un lavado de cara a su plantel. Urgido después de quedar en blanco el curso pasado, ha optado por reanimar a su afición con fichajes de relumbrón. Además del ex delantero del Liverpool y la llegada al banquillo de Luis Enrique, el club azulgrana presenta varias caras nuevas. Dos porteros, el alemán Ten Stegen, del Borussia Monchengladbach y el chileno Claudio Bravo, de la Real Sociedad, el croata Ivan Rakitic, del Sevilla y los centrales, el belga Thomas

Vermaelen, del Arsenal y el francés Jeremy Mathieu, del Sevilla. Además, ha recuperado a Rafinha, cedido al Celta el pasado año.

El Atlético de Madrid afronta el nuevo curso con varios cambios en su plantilla, ya sin Diego Costa o Thibaut Courtois, pero con un bloque potente que mantiene la mayoría de la base y dos fichajes sensacionales: Mario Mandzukic y Antoine Griezmann.

A las salidas del atacante hispano-brasileño o el portero belga al Chelsea, el mismo destino de Filipe Luis, y a la marcha de David Villa, Adrián López o Diego Ribas ha respondido el Atlético con incorporaciones de garantías, encabezadas por los dos delanteros. Entre ambos ha gastado el Atlético 52 millones de euros, más de la mitad de una inversión veraniega que ha aumentado hasta superar los 90 con otros seis refuerzos: dos porteros, Miguel Ángel Moyá y Jan Oblak; tres laterales, Cristian Ansaldi, Guilherme Siqueira y Jésus Gámez; y un atacante más, el mexicano Raúl Jiménez.

El Sevilla, el Valencia y el Villarreal, destinados a animar el torneo, también han lavado la cara de sus respectivos planteles. La llegada del empresario Peter Lim ha supuesto una inyección para el conjunto valenciano.

La plantilla ha dado un giro, con fichajes como Rodrigo Moreno, Andre Gomes, Mustafi, De Paul, Otamendi, Guardado o Cissoko, entre otros.

Gerard Deulofeu ha sido la última adquisición del Sevilla. Cedido por el Barcelona, el conjunto de Unai Emery ha suplido las bajas llamativas de Rakitic o Alberto Moreno con las llegadas de futbolistas como Aleix Vidal, Denis Suárez, Iago Aspas, Krychowiak, como los más destacados.

El Villarreal ha logrado las cesiones del ruso Cheryshev, del Real Madrid y del mexicano Jonathan Dos Santos del Barcelona como unos de sus reclamos. También ha contratado a Rukavina, del Valladolid, a Víctor Ruiz, del Valencia o al canadiense Jonathan De Guzmán, del Swansea.

La filosofía del Athletic limita sus movimientos de mercado. El conjunto de Ernesto Valverde, cuarto la temporada pasada, ha incorporado a Viguera, del Alavés, Aurtenetxe del Celta y Ruiz de Galarreta, del Mirandés.

Los recién ascendidos Córdoba, Deportivo y Eibar han apuntalado sus respectivos equipos con numerosas caras nuevas. También el Rayo Vallecano, que ha incluido en su plantel hasta quince futbolistas por el momento.