AFP

La liga inglesa no multará al Chelsea si el técnico José Mourinho decide alinear el domingo un once plagado de suplentes frente al Liverpool, para reservar a sus principales jugadores para la vuelta de las semifinales de la Champions League contra el Atlético de Madrid del próximo miércoles.

La Premier mantuvo hasta 2011 una norma que impedía a los equipos salir al campo con alineaciones "debilitadas", lo que le costó una multa de 30.000 euros al Blackpool aquel mismo año y una advertencia de sanción al Wolverhampton en 2009.

El castigo al Blackpool, que hizo diez cambios para enfrentarse al Aston Villa en noviembre de 2011, provocó las críticas del resto de equipos de la liga inglesa.

Al término de aquella campaña, la normativa cambió para permitir que un entrenador pueda elegir sin restricciones cualquier once a partir de los 25 futbolistas inscritos en la competición.

La única limitación que quedó vigente tras aquel cambio es la de incluir en el equipo un número significativo de jugadores menores de 21 años no inscritos en el primer equipo de un club. Tras esto, Mourinho podrá utilizar a los jugadores que crea conveniente para el decisivo partido ante Liverpool y el equipo no será multado.

EFE