El presidente de Alianza Lima, Guillermo Alarcón, ha sido denunciado penalmente por el Poder Judicial y a su vez, un laudo arbitral acepta la separación que realizaron socios de la institución blanquiazul en el 2009, según Peru.21.

La denuncia penal de parte del Poder Judicial -argumenta el diario- se debe al fraude en la administración de personas jurídicas y falsedad ideológica en agravio del club y de la Superintendencia Nacional de Registros Públicos (Sunarp).

Esto se da porque según el fiscal Guillermo Sandoval Ruiz, al presidente se le puede acusar por manejar cuentas de Alianza Lima a título personal sin la debida autorización de la Asamblea o del Consejo ‘grone’.

Por ese tema, a Alarcón se le ha levantado el secreto bancario y con las debidas investigaciones se sabrá si utilizó esas cuentas en beneficio propio.

Por otro lado, un tribunal arbitral validó la separación de Alarcón (por haber transgredido los estatutos del club) decidida por la Junta Calificadora blanquiazul en diciembre del 2009.

El 3 de noviembre de ese año, la Junta Calificadora y de Disciplina de Alianza destituyó a Alarcón por evitar reuniones de presentación de las cuentas por las ventas de los jugadores Jefferson Farfán y Rinaldo Cruzado. A pesar de eso, el presidente victoriano realizó una asamblea con lo que anuló tal destitución.

Sin embargo, Perú 21 señala que algunos socios han declarado que esa asamblea no contó con el número de asistentes necesarios para que sea válido. Según algunas fuentes, no asistieron más de 60 personas, aunque Alarcón afirmó que fueron 268.

Pese a que los encargados de la web oficial aliancista respaldan  a su presidente al igual que la gente que está detrás de él, parece que de esta denuncia no sería fácil salir, pues el medio señala que el fallo del laudo arbitral es inapelable y que ha declarado válida la decisión de la Junta Calificadora de Alianza de destituir del cargo a Alarcón.