AFP

La goleada de Uruguay frente a Jordania fue hoy motivo de decepción para los miles de aficionados jordanos que presenciaron el encuentro.

Unos 25 mil espectadores se dieron cita en el estadio internacional de Amán para ver un "histórico" partido en el que Jordania se alejó de la clasificación para el Mundial de Brasil de 2014 tras caer 0-5 frente a Uruguay en el partido de ida de la eliminatoria.

Desde primera hora de la mañana, los aficionados se afanaron por hacerse con una entrada en los alrededores del estadio, para lo que tuvieron que pagar precios que en el mercado negro oscilaban entre los siete y los setenta dólares.

Tras la derrota frente a los de Óscar Tabárez, un sentimiento de decepción recorrió las gradas del estadio, donde también se encontraban el monarca jordano Abdalá II y su esposa, la reina Rania.

Algunos comentaristas no dudaron en atribuir el fracaso de los futbolistas jordanos, conocidos como los "Nashama" (valientes), a los continuos errores en defensa y los fallos en su alineación, entre otros factores.

EFE